viernes, 28 de enero de 2011

Motivación.. ¿qué es para ti la motivación?

Si le preguntásemos a la gente que significado tiene para ellos esta palabra, para la mayoría sería “estar bien o sentirse motivados” y más concretamente, “que algunas veces tenemos ganas de hacer algo y otras no”.
Por ejemplo, si estas visitando este blog es porque ahora te sientes motivado para leer lo que dice, ya que realmente te interesa el tema y tienes curiosidad por ver de qué trata. Pero no siempre podemos decir que estamos motivados, ya que hay ocasiones en las que deseamos hacer algo y en otras no y por otra parte las hay que nos apetece hacer otra cosa distinta de la que estamos haciendo, pero nos vemos obligados a realizar otro tipo de conducta de la que realmente deseamos en ese momento.

Es por ello que, debemos distinguir dos modos distintos de sentirse motivado, lo que se conoce como motivación extrínseca y motivación intrínseca. Ésta primera se da cuando realizamos una actividad para conseguir un fín; por ejemplo, los estudiantes de una clase están muy atentos a las preguntas que pueda realizar el profesor, con el único fin de obtener algún elogio o recompensa por su parte. En cambio, la motivación intrínseca actúa cuando realizamos una actividad no ya como un medio para conseguir un fin, sino por el propio valor o placer que nos proporciona realizarla. Por ejemplo, el cocinero que disfruta creando un nuevo plato de cocina.

Por todo ello, para la mayoría de las personas el concepto de motivación posee dualidad: estar motivado o estar desmotivado, refiriéndonos con la palabra motivación a que tenemos ganas de hacer algo y desmotivación para señalar que no las tenemos.
Pero si analizamos realmente la expresión “estar desmotivados” nos daremos cuenta que es en realidad no querer hacer una determinada conducta, por ejemplo: ¿a quien no le ha pasado alguna vez, encontrarse estudiando sin ningunas ganas y de repente recibir la llamada de un amigo para salir a tomar algo, e inmediatamente sentirse motivado y aceptar la invitación?. Por tanto, cuando nos sentimos desmotivados, puede ser que estemos en realidad motivados para realizar algo distinto a lo que estamos haciendo o a lo que estamos obligados a hacer.
Si queréis reíros y a la vez tener un plus de motivación, os proponemos ver este vídeo!!! Seguro que os suena...


Moraleja: debemos intentar ser coherentes con nosotros mismos y disfrutar cada cosa por el valor que tiene para nosotros, así disfrutaremos realmente con todo lo que hagamos. 
De eso se trata la motivación, ¿o no?

martes, 25 de enero de 2011

Eterno debate el que voy a abrir con esta historia, pero, pretendo escribir sobre cosas que me suceden, y esta es una de ellas.
Como algunos sabéis, en todo hospital existe la típica cafetería donde ponen de todo lo que te puedas imaginar, y tienes que ir pasando con tu bandejita y decirle al camarero/a de turno lo que quieres que te ponga de comer. El año pasado en las prácticas, todas las mañanas íbamos a la cafetería de nuestro hospital, nos hacían descuento y salía barato desayunar. En tal establecimiento, podían asistir tanto los médicos (que van con sus batas, igual que muchas veces nosotros) y las visitas de los pacientes, es decir, no era sólo para el personal sanitario. Así que, en las filas que se formaban delante del mostrador, podías tener al lado tanto a un doctor como a la madre de la paciente a la que estás tratando. Un día de estos de los que te apetece observar y “estudiar” a todos los que te rodean, te das cuenta, que no todos medimos de la misma forma. Me explico.

Una de esas mañanas (muy observador yo) me llamó la atención cómo una de las camareras de la cafetería tenía formas diferentes de “tratar” o “atender” a la clientela. Por una parte, sus formas ante los médicos eran exquisitas, mas o menos así:

  • Buenos días!
  • ¿Qué le apetece tomar hoy?
  • Muy bien, ahora mismo se lo pongo, no se preocupe.
  • Aquí tiene, que tenga usted un buen provecho!

La verdad es que me encanta llegar a un sitio público y que el personal en cuestión hable con educación, amabilidad y mucha atención (¿A quién no le agrada eso?), así que, mentalmente, me agradó tal ambiente de simpatía. Pero, cuando a aquella camarera le tocó tratar al siguiente cliente (no era médico ni pertenecía al personal sanitario) su carácter cambió radicalmente, tal que así:

  • ¿Qué quieres?

Sí, ya está, después le contestaba el cliente con lo que quería tomar y ella se daba la vuelta, lo cogía, se lo ofrecía y adiós muy buenas (es una forma de hablar, tampoco el “buenos días” ni el “adiós” lo escuché). Pensé que quizás conocía al médico que había atendido anteriormente, pero pude comprobar, que cuando llegó mi turno sus formas de nuevo cambiaron y me trató con una amabilidad que ciertamente eché en falta con el cliente que estaba delante mía. Os puedo asegurar que yo no la conocía de nada y aquel día, yo también iba con la bata..
Aquello simplemente me llamó la atención, pensé que era cuestión de la personalidad de esa camarera, pero, como he mencionado antes, casi todas las mañanas iba por allí y pude comprobar que a todo el personal de la cafetería le sucede lo mismo. Incluso, en una ocasión mis compañeros y yo íbamos sin bata, vestidos de calle, y las formas de tratarnos cambiaron con respecto al día anterior, que casualmente adivinad, sí llevábamos la mágica prenda blanca.

Todo aquello no pasó de una mera anécdota, eso sí, que no te deja de sorprender y a la vez te crea sentimiento de antipatía por aquel personal, ya que creo que todo el mundo se merece el mismo trato de cordialidad, independientemente del trabajo que tengas o de las prendas de vestir que lleves. En la carrera, siempre nos han dicho que la bata la tenemos que llevar, para diferenciarnos de los pacientes, por higiene, en resumen, para que la gente sepa que somos médicos, pero no creía que podía dar tanto “respeto” (no sé si esa es la palabra) el llevar este atuendo.

Pero, esa anécdota, ayer la volví a revivir (por ello hoy lo escribo) más directamente y con otro camarero diferente al de mi historia. Veréis, delante mía, un médico del hospital (con su bata) y justo detrás yo, vestido de calle. ¿Cómo creéis que trató a ambos?

Continuará 

viernes, 21 de enero de 2011

Inauguramos esta sección de nuestro blog con la primera entrevista.  Lo que perseguimos con este apartado, es que, conozcáis algunas de las enfermedades crónicas que existen, pero desde un punto de vista diferente, desde el propio paciente.  Apostamos por este formato, pues en cualquier fuente de información podéis encontrar los síntomas, signos, diagnóstico, prevalencia, tratamiento, prevención y mil cosas más sobre cualquier enfermedad crónica, pero, ¿Cuántas veces veis en esas fuentes testimonios reales sobre las personas que lo padecen? ¿Leyendo esos formidables textos os llegáis a hacer una idea de lo que tiene que "vivir" esas personas? Por ello, desde "El paciente y tu", creamos esta sección  para que conozcáis esa "idea".

Nuestra primera entrevista, se la hacemos a una estupenda persona, enferma de Lupus Eritematoso Sistémico (LES), una enfermedad reumática crónica, que le diagnosticaron cuando era aún una adolescente y con la que ha tenido que convivir día a día hasta el presente.  Sin más, os invitamos a leerla (íntegra):
  • Lo primero de todo, queremos, que pongas tú el título a este post/entrevista. El que quieras.

“LES: Cuando tu cuerpo es tu propio enemigo.”
  • Define tu enfermedad en 4 palabras.

“Autoinmune, dolor, crónico, incertidumbre”
  • ¿Qué sentiste aquel día cuando te diagnosticaron LES?

“Sólo tenía catorce años, al principio no me quería hacer a la idea de que mi vida iba a cambiar para siempre, que no podría llevar el ritmo de vida de mis amigas, que iba a tener que faltar a la escuela, que tenía mis fuerzas limitadas, y eso fue muy duro, además se añadió el desconocimiento y la ignorancia del resto de la gente frente a estos temas y la discriminación y la incomprensión (incluso por mis propios profesores) hicieron acto de presencia enseguida lo que empeoró mi estado anímico y por consiguiente mi estado físico (una crisis tras otra, un ingreso tras otro, tratamientos agresivos, etc.). Los comienzos siempre son duros, y más si te pilla en plena adolescencia. Por eso siempre agradeceré a mi madre su dedicación y su apoyo incondicional en esos momentos, ella fue en parte la columna que evitó que mi mundo se derrumbara más de una vez, me enseñó a sacar la fuerza que no sabía que tenía, y a enfrentar la vida como venía, a aceptar mi situación y creer en mí misma y en mi recuperación. ”
  • Dinos, ¿Qué conocías de tu enfermedad antes de saber que la tenías? Es decir, ¿Habías oído hablar de ella?

“Para nada, hace diecinueve años, era una enfermedad de la que sólo sabían los médicos, era “rara”, y por tanto provocaba miedo y rechazo. Pero gracias a que los médicos (en especial mi Reumatólogo, el Doctor Román) fueron siempre muy claros y no se andaron para nada con rodeos, ni falsas esperanzas respecto a ella en ningún momento, poco a poco aprendí a conocerla y en cierto modo a “controlarla”, quiero decir a reconocer los síntomas, convivir con ellos y mantenerlos informados en todo momento de cualquier aviso, para que ellos pudieran hacer mejor su papel. Que por cierto es un papel clave en la vida de un enfermo crónico, no sólo de LES.”
  • Siguiendo con el mismo tema, ¿Tú crees que hay mucha información acerca del lupus?

“Ahora sí, Internet es una buena herramienta para saber de este tipo de temas, todo el mundo tiene acceso a esta clase de información. Yo misma me he interesado desde siempre y he investigado por mi cuenta en la red, y además los médicos siempre dispuestos a ayudarte, e incuso una misma (analizando tu propia evolución y cómo reacciona tu cuerpo), son las mejores fuentes (porque cada caso es diferente en esta enfermedad, tiene tantos síntomas y evoluciones distintas según la persona, que compararte con otros casos no siempre es bueno).
  • ¿Eres de las que piensa, que es mejor saber a no saber?

”Por supuesto SABER, por uno mismo y por los demás, primero porque ayuda mucho a la propia aceptación (que no resignación, no es lo mismo), y a que tu alrededor no te rechace ni se sienta amenazado.”
  • Cambiando de tema, cuéntanos, ¿En qué sentido ha afectado la enfermedad a tu vida diaria? ¿Echas de menos algo?

“En mi vida diaria, sí ha afectado, y mucho, desde el principio, ya te he comentado que mi vida de adolescente y de estudiante fue bastante difícil, además a la hora de encontrar (y conservar) un puesto de trabajo, además dado mi historial médico (nunca he llevado una evolución constante ni etapas de estabilidad ni recesión, mi LES ha estado siempre activo y dándome gran número de problemas, desde hace seis años, por ejemplo, tengo insuficiencia renal), me han recomendado los médicos que descarte la idea de ser madre, pues supondría poner en grave peligro mi salud, y la del bebé.”
  • Por otra parte y desde tu punto de vista, ¿Qué repercusión ha tenido tu enfermedad en la gente de tu entorno? (familia, pareja, amigos/as..).

“Ahora, después de tanto tiempo conviviendo conmigo y con mi enfermedad, los que me rodean también están más que acostumbrados, se preocupan cuando recaigo, es normal, pero lo tienen más que asumido, la enfermedad forma parte de mí, va en el mismo lote “como dice mi marido” y si me quieren a mí, no tienen más remedio que aprender a aceptarlo. Aún así la gente que no me conoce o que me conoce por primera vez, sigue sintiendo cierto rechazo dada la falta de información y la incomprensión. Algunas veces incluso me he encontrado a gente que me ha dicho que soy hipocondríaca o que todo es cuento para llamar la atención.”
  • Volviendo a aquellos primeros momentos, ¿Que actitud adoptaste ante la enfermedad? ¿Ha cambiado mucho aquella manera de verla a la que tienes actualmente?

“Ya te digo si ha cambiado! Ya os he contado que me pilló en plena “edad del pavo”, no es lo mismo que si lo hubiera hecho por ejemplo con unos cuantos años más. Pero a todo se aprende, y hay que caer para volver a levantarse y hacerlo de una manera más positiva. Ahora aprovecho el momento; si me encuentro mal y sin fuerzas, descanso, me repongo, y me digo que todo pasa, y cuando me encuentro mejor intento disfrutar el máximo posible con mi gente y con mis aficiones, y me digo que lo tengo que hacer por cuando mi cuerpo no me lo permite.”
  • Para nosotros muy importante, ¿Has llegado a convivir en “armonía” con el LES o el día a día se hace complicado?

“El día a día para un enfermo de LES, y además con mi largo historial de recaídas, es bastante complicado; pero uno no tiene más remedio que acostumbrarse y aceptarlo (que no es lo mismo que autocompadecerse ni conformarse, uno siempre debe aspirar a superarse a sí mismo). Hay días que no me puedo mover de la cama por los dolores, en cambio hay otros que me encuentro capaz de llevar toda una tarde de compras sin ni siquiera pararme a descansar; va según días y épocas del año (en invierno lo paso peor, si paso una época de estrés también); para ello la solución ideal tomárselo como lo hago yo: los días que me encuentro mejor, por los días en los que me encuentro peor, y viceversa.”
  • Sabemos que tienes tu propio blog y deducimos que eres una persona creativa y con iniciativa, así que nos encantaría que nos dijeras, ¿Qué objetivos/deberes/actividades tienes para cumplir este nuevo año?

“Como yo siempre digo, y lo sé por experiencia, lo que nos proponemos al principio de año, raras veces acabamos por cumplirlo, por diversos motivos, porque nos aburrimos y lo abandonamos o porque suceden cosas que te impiden llevarlos a cabo, por eso para mí lo mejor es hacerlo sobre la marcha, vivir el presente y aprovechar las oportunidades y superar los obstáculos tal y conforme van llegando, porque nunca se sabe si mañana te vas a encontrar en condiciones de realizar lo que te habías propuesto. Yo creé mi blog: http://enfieltrarteyotrasartesmanias.blogspot.com, porque soy una gran aficionada a las manualidades y las bellas artes (además son una terapia fantástica que recomiendo, incluso si eres una persona completamente sana), me enriquecen mucho y me sirven de ejercicio para las articulaciones (con las que tengo mucho problema de artritis y vasculitis); y quería compartir mi experiencia y mis creaciones y animar a la gente a alimentar su creatividad dejando de lado el tedio y el aburrimiento, que no tienen tampoco cabida en mi vida.”
  • ¿Piensas mucho en un posible tratamiento que te cure completamente la enfermedad o no lo contemplas?

“No sólo lo pienso, sino que lo creo firmemente. Algún día alguien creará algún fármaco que pueda poner fin a esta enfermedad, como pienso que lo habrá para el cáncer o el sida. Verás, hace un cuarto de siglo la gente no sobrevivía a esta enfermedad más de una década de media; hoy en día se ha convertido en una enfermedad crónica que con su tratamiento y su control permanente puede controlarse incluso remitir hasta quedar en estado latente (yo misma llevo diecinueve años ya y pienso vivir muchos más). Del mismo modo creo que puede llegar a curarse de manera definitiva, pero para ello no hay que dejar que investigar e innovar, cosa que creo que en este sentido sigue bastante atrasado.”
  • Cuéntanos, ¿Tiene algún deber diario una enferma de lupus?

“Además de seguir los consejos del médico a rajatabla (tu medicación prescrita y a tu hora), conocer tu cuerpo y tus limitaciones (al mínimo síntoma, salta la alarma, y hay que salir corriendo, en mi caso), lo más importante es no dejarse vencer por la desgana, la apatía ni la depresión, dar a las cosas sólo la importancia que tienen ni más ni menos y disfrutar de cada momento, queriendo y dejándose querer, porque mañana no sabes cómo te vas a encontrar.”
  • ¿Perteneces a alguna asociación de enfermos de LES? ¿En qué sentido te ha ayudado? 

“No pertenzco a ninguna asociación, aunque conozco más de una y sé de su gran reconocimiento: FELUPUS, ASCALUP, AVALUS... Pero personalmente no he encontrado la “necesidad” de asociarme, pienso que la mayor lucha la lleva uno mismo, la mayor ayuda es la que puedes conseguir de los médicos, de tus familiares y amigos y por encima de todo de tu propia voluntad. Quizás alguien pueda pensar que peco de egoísta, pero todo lo contrario, pienso que es necesario (incluso obligación moral) el contar la experiencia de una con el fin de que pueda ayudar a gente con el mismo problema que lo esté pasando realmente mal y necesite de mucho ánimo (yo misma lo pasé en su momento); pero es una enfermedad que seguirá contigo hasta el fin de tus días,, con muchos momentos malos (tratamientos agresivos, recaídas) y que incomprensión y rechazo por parte de los demás hay, ha habido y habrá siempre, y uno tiene que aprender a superarlo por uno mismo. “
  • Y para acabar, explicanos, ¿Qué te gustaría que la gente supiese de tu enfermedad? ¿Con qué le agradaría que se quedase cualquier persona que lea esta entrevista?

“Pues que tuviera claro que cuando a uno le diagnostican una enfermedad crónica y se le viene el mundo encima, es algo normal que les pasa a todos; pero lo último que hay que hacer es dejarse llevar por la negatividad y la desidia, pues la enfermad acabará definitivamente contigo. No hay que conformase ni autocompadecerse, hay que superarse a uno mismo día a día, y aprovechar el momento como si mañana no existiera. Sólo así se puede ser feliz y “vivir” muchos años.”


Queremos agradecer de todo corazón a esta excelente persona por la amabilidad, dedicación y simpatía con la que nos ha tratado, ya que desde el primer momento Mode, te has volcado con esta entrevista y nos has puesto las cosas muy fáciles.  Además, he de decir que estamos muy orgullosos de haber creado este blog, no sólo por la aceptación y acogida que ha tenido, sino por darnos la oportunidad de conocer gente como tú.  Aquí tienes a partir de ahora dos amigos para lo que necesites y lo más importante, no dejes nunca de ser así (seguro que más de un lector piensa esto) y que luches día a día porque, esta vida no deja de ser una película, en la que, tú como actriz, eres la protagonista! 

Por último, siempre que quieras colaborar con este blog tendrás las puertas abiertas para manifestarte!
Un beso muy fuerte!


jueves, 20 de enero de 2011

La siguiente historia trata sobre una de las cosas más bonitas que tiene ser médico. Como habéis podido comprobar en mis anteriores relatos, la mayoría son tristes, pero creedme, cuando os topáis con algún caso el siguiente, te olvidas de todo lo demás.

Eran las prácticas de obstetricia y aquella mañana, después de recorrernos medio servicio en los anteriores días, nos propusimos ir a paritorio y esperar a que alguna embarazada decidiese ponerse de parto, bueno, a ella, o a su hijo. 

miércoles, 19 de enero de 2011

Como el blog también está enfocado de cara a la psicología, con esta entrada os proponemos un ejercicio un tanto extraño e ilógico.  El siguiente fragmento lo encontramos hace tiempo en un foro de una página de estudiantes de medicina de iberoamérica, (perdón por no decir la dirección ni el nombre, pero es que no lo recordamos ni encontramos).  Lo guardamos, porque nos pareció interesante y queremos compartirlo con nuestros lectores.


martes, 18 de enero de 2011

En dormir empleamos una tercera parte de nuestras vidas, un dato suficiente para admitir que el sueño es muy importante. Nadie puede dejar de dormir tras haber pasado en estado de vigilia varios días, por lo que se considera que el sueño es una necesidad básica para la supervivencia de los organismos.

Pero.. ¿qué es lo que se consigue con el sueño?
El sueño es un motivo primario que parece desempeñar funciones tanto de restauración fisiológica (recuperarse de los distintos desgastes ocasionados por las diversas actividades físicas) como de reestructuración psíquica (desde la que se permite sistematizar y clasificar lo que se ha ido adquiriendo a lo largo del día).

sábado, 15 de enero de 2011

¿Creíais que sólo las personas o animales se ponían enfermas? Ya os digo yo que no, los edificios o nuestras casas también se ponen malitos! Pero lo peor de todo esto, es que en vez de sufrir ellos los síntomas los padecemos nosotros y nos hacen caer enfermos.
Ejemplo de Edificio Enfermo

martes, 11 de enero de 2011

Acabo de ver las noticias y me he encontrado con algo que no me ha dejado parpadear en lo que ha durado su explicación.  Como podéis imaginar por el título, trataba sobre las drogas virtuales.  



Para los que no sabéis lo que es, es simplemente, las drogas de siempre pero por programas de ordenador, sí, así de fácil.  Según cuentan "los entendidos", te descargas un programa el cual contiene "dosis" de la droga que quieras y te producen los mismos efectos que si la consumieras vía oral o venosa.  Sí, simplemente te pones unos auriculares estéreo a toda potencia y el programa ya se encarga de hacerte "ver el cielo, llevarte al borde de la muerte, producirte placer" y demás efectos que según contaban, podías llegar a sentir.  

lunes, 10 de enero de 2011

La siguiente historia me ocurrió mientras realizaba las prácticas de obstetricia. Teníamos que visitar varias “secciones” de este servicio y una de ellas era el quirófano, para ver alguna que otra cesárea o cualquier otra cirugía relacionada con la materia.  La obstetricia es otra de las asignaturas que me encantan (para los que han leído mi anterior historia, si, junto con pediatría son mis preferidas!), ya que en cierta manera, también tiene que ver con los niños. 

Siguiendo con los pequeños, debatíamos en el anterior post cómo unos padres dejaban “de lado” a un niño que nació prematuro y con múltiples patologías. Como recordaréis, mencionaba que era muy frecuente en la UCI pediátrica y que hasta al propio personal del servicio no le resultaba raro ver casos así (duro, ¿eh?). Os he refrescado la memoria, porque me pasó algo parecido aquella mañana en el quirófano de ginecología, ¿Pensabais que era cruel e insensible abandonar tras cierto tiempo a tu bebé? 
Ahora os pregunto, ¿Pensáis que es cruel e insensible ni siquiera conocer a vuestro hijo recién nacido?.


Esta entrada, la hacemos en colaboración con un bonito y útil proyecto, el paciente y tú se quiere unir a "Mi vida sin tí".  A continuación el siguiente párrafo extraído del blog bibliovirtual, explica brevemente en qué consiste esta maravillosa iniciativa!
Mi Vida sin Ti es un proyecto colaborativo informal de un grupo de personas que trabajan en temas relacionados con la salud, y exploran con interés las posibilidades de internet. La iniciativa no está vinculada con ninguna asociación, institución o sociedad científica o profesional. Pretende ser un espacio que ofrezca ayuda clara, global, transparente, no vinculada a intereses comerciales, para informar, apoyar y facilitar la decisión de dejar (o no) de fumar.

Así que, ya lo sabéis, si fumáis y estáis sopesando el dejarlo, uníos a la iniciativa "Mi vida sin ti", recuerda, que con tesón, paciencia y un poco de tiempo conseguirás tu objetivo! Además, ahora, no estás sólo! Hoy es el día en que comienza este proyecto (10 de Enero) y hoy es el día en que tú empiezas a vivir sin él!! Lo conseguirás!!!!

Toda la información en:






Twitter: @mividasinti11


sábado, 8 de enero de 2011

La verdad es que esta historia es una de las más tristes que he vivido en las prácticas; tiene como protagonista a un bebé de sólo 6 meses, que pese a su corta vida, se ha convertido para mí en una de las personas más valientes que he conocido hasta ahora. Como toda historia que he contado y contaré en este blog, me enseñó algo y me gustaría compartirlo con vosotros.


Tocaban las prácticas de pediatría, era la primera vez que tenía esa asignatura en la carrera y si ya me gustaba lo teórico, imaginaos lo práctico, estaba deseando que llegaran. Me encantan los niños y, por qué no decirlo, a veces creo que tengo un imán con ellos, consigo llevarme bien con todos, asique como podéis elucubrar, ser pediatra es una de las cosas que me ronda por la cabeza cuando pienso en el mundo de las especialidades. Por suerte o por desgracia (ya entenderéis esta expresión cuando leáis esta historia) me tocó en el reparto de grupos ir a UCI pediátrica. Para los que no lo sepáis, es el servicio de pediatría al cual van los bebés más graves, sobre todo los prematuros donde reciben todo tipo de cuidados y en todo momento hay una enfermera y los respectivos médicos vigilándolos y controlando las constantes para que todo vaya bien en la recuperación de los pequeños.

En los comienzos de este blog, como es normal, me dediqué a ir visitando páginas de compañeros del mundillo de la salud y me encontré con dos artículos que me interesaron desde el primer momento, pues me sentía bastante cercano a lo que debatían y precisamente, tengo una historia que contar con la que de nuevo, me gustaría abrir el debate y que los muchos médicos de familia que nos siguen, participen y expongan su opinión.  Esta historia me vino a la cabeza cuando leí el artículo "Estudiantes, profesores, facultades y MFyC" del blog "Paradigmedical" (el cual os recomiendo) que contestaba a otro artículo publicado en el blog "El desembarco de la flota" titulado "Hoy no es un día cualquiera" (por supuesto, este último también os invito a visitarlo).


domingo, 2 de enero de 2011

Inauguro esta sección del blog con una pequeña curiosidad.  No tiene nada que ver con la medicina pero si que lo utilizan infinidad de médicos para "tratar" mejor a sus pacientes.


Os lanzo una pregunta, ¿Cuántas veces habéis ido al médico y al exploraros, ya sea para auscultaros o para tocaros con las manos os ha congelado?







Pues aquel día me disponía a ir como en las últimas 3 semanas a las prácticas de quirúrgica. Me habían asignado la especialidad de cirugía digestiva y más exactamente a la sección de esófago, en donde como podéis imaginar los cirujanos estaban especializados sobre todo en patologías quirúrgicas del mencionado órgano. Ese día tocaba pasar consulta y allá que iba yo con mi bata blanca y mi sonrisa de oreja a oreja, me gustaban esas prácticas, tenían un poco de todo: entrar al quirófano, visitar a pacientes en planta, bajar a urgencias, tener reuniones de investigación y como ya he mencionado, consultas.


Entré en la consulta y saludé al cirujano al que perseguía en los últimos días pegado como una lapa, también estaba la enfermera de siempre preparando los aparatos y más enseres para los pacientes. Esta enfermera, co-protagonista de esta historia, era la encargada de realizar la prueba más importante, la manometría intraluminal esofágica o para más rapidez MIE, prueba que para que lo entendáis en un segundo, mide las distintas presiones del esófago en busca de patologías, tales como hipertensión de esfínteres (que produce dificultad al tragar y demás), achalasia de cardias etc...Se realiza metiendo un tubito de plástico muy delgado (diámetro de 3-4 mm o menos) por la nariz, bajando por la garganta y a través del esófago se introduce en el estómago.

reloj gratis blog y web html clock contador de usuarios online
web clocks reloj html
Contatore

Sobre mi...

Mi foto
Licenciado en medicina con blog donde cuenta historias interesantes ocurridas con los pacientes, curiosidades médicas...te unes? No números, nombres!

Popular Posts

En Facebook...

Web de interés sanitario

Web de interés sanitario

En Google...