miércoles, 17 de julio de 2013

YO. MÉDICO.

7 comments
- ¿Qué quieres ser de mayor, pequeño?
- Voy a ser médico.

He imaginado tanto, tantísimo, cómo sería esta entrada, que ahora no me salen las palabras. Escribiré "tal" (pensaba...), pero también mencionaré "aquello otro" (volvía a pensar...), será emotiva (imaginaba...).  Tanto diseñar mentalmente y tanto abarcar que ahora sólo me salen pequeñas lágrimas en vez de letras...

Me emociono, sí, y no lo escondo.  Cuando comencé en esta carrera (de fondo), jamás imaginé que iba a tener tantas piedras en el camino, tantos reveses, tanta frialdad en ocasiones, tantas desilusiones, golpes, asperezas, desengaños, golpes, bajadas, ansiedades, golpes...golpes...Sabía que no iba a ser fácil, la elegí a ella porque no había otra, mejor dicho, no existía otra, ¿difícil? Sí, mucho, pero ¿Y qué?.  Mi padre desde pequeño siempre se encargó de decirme que "Siempre terminamos rompiendo una piedra, por muy dura que sea".  Y siempre tuvo razón.  No entré en mi primer año de selectividad en la universidad, tuve que esperar al siguiente para hacerlo.  Sólo existía medicina.  Y el año pasado no logré terminar la carrera en mi año, lo que fue un durísimo golpe para mí, ver cómo mis compañeros llegaban al "final" y yo otro añito más fue muy desesperante.  Desesperación, esa es la palabra.  Luego ver cómo escogían plaza, la ocupaban, la ejercían, sus primeros sueldos...me convertí en mi propio enemigo.  Mucha impaciencia.

En total 8 años he tenido que esperar para romper "esa piedra".

- ¿Qué quieres ser de mayor, chaval?
- Voy a ser médico.

Recuerdo cada emoción (buena o mala) que he vivido en esta etapa de mi vida y a cada persona que me ha acompañado.  Las hubo que sacaron billete de vuelta pero también de ida, otras que decidieron quedarse, muchas que sólo pararon a repostar y algunas que definitivamente, eran parte de este viaje.  
La primera vez que despedí a mi familia desde mi piso (¿desde dónde? Ala...mi piso...en Lleida), la primera vez que me llevé tuppers (lentejas y puchero), la primera vez que pisé una clase de medicina (embriología), la primera vez que saludé y hablé con alguien (Pepe y Dani, de Elche y Alicante, respectivamente, muy grandes!), la primera vez que hice la compra yo solito (en el Carrefour de Lleida), la primera vez que pisé un hospital con la bata (cuidados paliativos), el primer paciente que visité como estudiante (Lorenzo), la primera vez que me puse malito y mi madre no estaba mimándome (Gripe), la primera vez que hice una locura abusando de mi libertad (irme a Salou a las 5 de la mañana para ver amanecer en la playa), la primera vez que una noche me agobié y paseé (con Laura, una grandísima persona), el primer examen de la carrera y el cual suspendí (Física médica, yo soy de muchas letras, no de números), la primera vez que comí en el hospital (de primero "paella" y de segundo un muslito de pollo), la primera vez que lloré (echaba mucho de menos a mi familia), la primera vez que me escapé a Almería (el 1 de Noviembre, sin avisar, les llamé cuando ya estaba delante de la puerta), la primera vez que necesité conducir para olvidar (hacia Viella, hermosísimo lugar al que volveré), la primera vez que me hicieron daño (mejor olvidarlo), la primera vez que aprobé todas (el primer año), aquella vez que alguien vital para mí marchó al cielo (lo he conseguido mamica)...perdonadme.
La primera vez que hice la historia clínica a un paciente (una, en este caso, mujer que acudía por crisis asmática), la primera vez que entré a quirófano (un tumor cerebral, me mareé), la primera vez que....

Y así podría seguir casi toda la noche, pero tranquilo lector, no voy a castigarte así.

- ¿Qué estás estudiando tú?
- Voy a ser médico

Quiero agradecer de corazón a todas y cada una de las personas que me han acompañado en este viaje, que como digo, ha durado 8 años.  A todas, sin excepción, estén o no en mi círculo...porque todas me han aportado su granito de arena para conseguir mi meta, pese a que quizás en el momento no lo supe ver así.  Querido lector, las personas entran y salen de nuestras vidas porque así tiene que ser, y las que salen, también te ayudan a ser como eres.
Pero por supuesto, toda mi admiración, cariño, amor, devoción y todo mi sentir va para MI FAMILIA.  Les he dedicado más de un post, pero es que no me canso de repetirlo, para mi es lo primero, es mi punto de equilibrio, mi base...sin ellos no soy absolutamente nada.  Mi padre me ha enseñado desde pequeño a no conformarme con poco, a luchar, luchar y más luchar aunque las cosas se pongan feas, a persistir, a no rendirme jamás, a ser agresivo con lo que deseo, a mirar las cosas de frente, a tener mucha personalidad ante el miedo...mi entereza se la debo a él; me transmitió que la profesión más bonita era la de ser médico y por supuesto no se ha equivocado.  Gracias papá, te quiero.  Mi madre, puf...mi reina, mi princesa, esa que siempre ha estado ahí, un beso, un abrazo, una caricia, un "ahiii mi niñoooo", un "cariño no estés así, estoy segura que todo saldrá bien", un "ánimo que tú puedes, eres muy grande", es mi todo, moriría por ella, moriría por su cariño, ese que me ha transmitido, la ternura...Gracias mamá, te quiero.  Mi hermana, mi niñera cuando era pequeño, mi segunda madre, la quiero con locura, mi donante de mimos, mi cómplice de sentimientos, mi otro yo...una grandísima mujer y madre.  Mi hermano, mi mentor, siempre lo he mirado con admiración, desde que marchaba a Granada para estudiar, cuando venía y pasaba los cortos findes conmigo, cuando me llevaba a todas partes, joder me hacía muy feliz! y el día que lo vi por primera vez con la bata de médico puesta fue todo un orgullo para mí, ser como él; un grandísimo hombre y desde hace unos años, un padre ejemplar.  Mi sobrino, para mí como mi hijo, es una personita increíblemente cariñosa, atenta, tierno, inteligente, mágico...siento en el alma no poder pasar más tiempo con él, pues cuando lo hago, es una inyección de cariño, de sentimiento...hace unos días lo enseñé a montar en bici y sé que es una cosa muy simple, pero no veas lo que me llenó; te quiero pequeño! Y luego están mis sobrinitas, que son preciosas!!!! A las que veo muy muy poco (viven en Vigo) pero que quiero con locura, son las más pequeñitas de la familia y ya os podréis imaginar...
Y por último, está el resto de mi familia...que como les dije el día de mi graduación "Si alguna vez llego a ser un gran médico, será todo gracias a vosotros".  Os quiero muchísimo.

Querido lector, hoy por fin, este que te escribe y que tanto te ha escrito sobre objetivos, por fin ha cumplido su sueño.  La carrera (de fondo) ha llegado a su meta.

- ¿A qué te dedicas?


- SOY MÉDICO.
Leer más...

miércoles, 27 de febrero de 2013

Vivir

Leave a Comment

¿Me podéis hacer un favor?
Moved los dedos de vuestras manos.

Cualquier superficie es susceptible de ser tocada, sentida...infinidad de información con sólo un simple gesto que nos lleva menos de un segundo realizarlo.

¿Me hacéis otro favor?
Quiero que vayáis y sintáis el agua, me da igual de dónde, de un grifo, charco, lago, río, lluvia...saca tu brazo por la ventana si es así, verás que sensación.  Después, busca cualquier tipo de tela, terciopelo por ejemplo. Pasa la sensible yema de tus dedos sobre el material, una y otra vez.  Siéntelo. ¿Qué te inspira?  Prueba ahora a coger cualquier alimento (¿qué tal algo dulce?) y llévatelo a la boca.
Me encantaría que también hicieses algo más.
Ponte delante de tu pareja o amigo/a...en definitiva, cualquier persona con la que tengas confianza.  Ambiente tranquilo, sin molestias, sin ruidos.  Acércate a esa persona, hasta tal punto que sientas su calor, su olor corporal, oyendo sus inhalaciones y espiraciones.  Muy cerca, pero sin llegar a tocaros.  Cerrad los ojos, ambos, que se apague la luz y que en este momento sólo vuestro oído y tacto sean quienes manden.  Empezad a tocaros, con un orden.
El pelo por ejemplo, escudriñar cualquier mechón, seguid con los dedos cualquier pelo...que vuestra imaginación premie.  Las orejas, dibujad su forma, acariciarlas suavemente, sentid lo duro y blando de ellas. La nariz, el mentón, pómulos, la frente, los ojos, labios, cuello, hombros, brazo, antebrazo...
Cogeos de la mano y analizarlas, con movimiento, sin él, pero recuerda, siempre con los ojos cerrados.
Si es tu pareja la que está delante, hazle el amor, siente a esa persona, disfruta de su hermosura, de sus curvas, de su sexo, de su tacto, de sus movimientos...todo.

¿Os habéis sentido? ¿Ha sido difícil?
Empleamos demasiado tiempo con la vista ¿Verdad?.

Bien, ahora quiero que salgas a la calle, ve a cualquier sitio, a tu sitio. Anda, anda más deprisa, corre, salta, elévate todo lo que puedas...y luego túmbate, ¿qué tal sobre césped? Toca el verde e incluso mánchate las manos.

Y ahora, si me permitís, os voy a implorar el último favor.
Contestadme a algo, ¿Os ha costado algún esfuerzo algo de lo que os haya pedido?

Lamentablemente, nos damos cuenta de los mínimos detalles demasiado tarde, nos queremos poco y deberíamos querernos mucho más pues no somos conscientes de la aparentemente banal pero rica información que nos rodea y que sentimos cada segundo, minuto, hora o día.

Fdo.: Alguien en silla de ruedas que no puede sentir o hacer todo ello.
Leer más...

martes, 19 de febrero de 2013

Éxitus

2 comments
 
La mañana anterior fue la primera vez que le eché valentía a eso de acercarme a los pacientes.  Mi bata y yo, nos quedamos rezagados de los compañeros y decidí quedarme charlando con un anciano, aquejado de patología pulmonar, grave.  Hablamos de todo y nada, como toda primera conversación con alguien: de fútbol, de dónde era yo, de dónde él, cómo se encontraba...pero sobre todo del deporte rey.  Y es que él era del Barcelona y yo del Madrid, bien! (pensé) buen punto para empezar a entablar confianza, yo me metí con él y viceversa.  Le arranqué una sonrisa.
 
Al día siguiente de prácticas, entré en la sala de médicos de la planta y en la pizarra donde constan los pacientes, seguido del número de habitación de mi nuevo amigo estaba escrita la palabra "Éxitus".
 
Sinceramente os digo que por aquel entonces no sabía lo que significaba esa palabra, aunque mi razón me advertía que quizás era lo que no quería que fuera.  Efectivamente. 
 
Y es que, vivimos en un éxitus constante.  Mueren días en agendas, yacen memorias en coma y desgraciadamente, fallecen sentimientos a diario. Afortunadamente, también pasa a mejor vida el dolor.  Equilibrio perfecto.  Lo malo, es que este último parece que goza de inmunidad a toda vacuna con "olvidar" como principio activo.  No nos engañemos, tendemos siempre a recordar el dolor de determinada época por encima de cualquier otro sentimiento.  Aquí es cuando los de primera fila patrocinan las típicas frases de mirar hacia adelante, descubrir el lado positivo, hacerle cosquillas a la vida y tropecientos mil marchitos tópicos más que se supone que como agua de mayo aliviarán todas tus penas.  ¿Admitimos agua de mayo en vez de alcohol? ¿Es que acaso el mejor y más positivo de los psicólogos no se puede deprimir?
 
Mueren lectores a diario (ya no les gustas), followers (pensaba que...), amigos (se reencarnan en enemigos), enemigos (en amigos), células, creencias, principios, lunes, martes, miércoles....lunes, martes, miércoles...tu bolígrafo favorito (puta tinta), tu planta preferida (el verde dió paso al amarillo), tu Pou (un infarto, era obeso)...
 
Soy de los que piensa que, ese paciente que agonizaba, merece morir en paz y dejar de sufrir, que todos esos sentimientos, recuerdos, dolor, días y demás temas mencionados, si mueren es porque tenían que hacerlo.  Todo muy simplista, pero, ¿Me lo explicas tú mejor?.
 
Y quién sabe, quizás este "último" post sea la esquela de este blog, sólo el tiempo lo dirá. Cierto, también es susceptible de éxitus.
 
Me doy por satisfecho, le arranqué una sonrisa.
Leer más...

lunes, 7 de enero de 2013

Deja que lea y escuche...

1 comment
Ayer me sentí como un niño después de mucho tiempo.  Quizás tuvo que ver que era víspera de Reyes pero, esa sensación de sonrisa de crío mezclada con impaciencia infantil hacía tiempo que no la experimentaba.  Pasé casi el día entero buscando el regalo para mi sobrino (al final encuentras donde menos te lo esperas como siempre), lo escondí cuan perro entierra su preciado hueso, cogí caramelos en la cabalgata como antaño y luego terminé ejerciendo de Rey Mago adelantado al 6.  Todo por su sonrisa.

Y es que a veces se nos olvida que fuimos pequeños y ya os digo yo, que algo entiendo de anatomía, que en alguna parte de nosotros nuestra vena infantil sigue recibiendo sangre.  Vivimos inmersos en un destino y no disfrutamos del camino, todo el rato pensando en los objetivos, mirando relojes imperativos y se nos acelera el corazón por "¿y si no llego?", en vez de por dulces experiencias.
Para eso están los libros y la buena música, para evadirnos de lo que nos rodea.  No nos equivoquemos, leemos porque queremos imaginar ser personaje de otra vida, y escuchamos notas para tranquilizar a nuestro cerebro hastío de tanto juego de ajedrez.  Estaría bien vivir cada día una historia diferente, ¿verdad?

Un lunes quiero ser ese pobre Bukowski que llora alcohol de lágrimas por la fría calle, cansado, sólo, autoboicoteándose, imaginando letras que se hacen el amor en libros entre trago y trago.  No importa a donde ir, sino tranquilizar esa voz que tiene por apellido conciencia.  Después de despertarte en algún banco de cualquier parque te das cuenta que enlazaste con el martes.  Hoy me apetece ser aquel mendigo de amor, que anhelaba ser juzgado sólo por cómo era, duchándose en baños públicos, compartiendo mendrugos de pan y perdidamente enamorado de alguien que paradójicamente, después de limpiarse bien sus retinas vio aquel interior.  Se hizo miércoles y no tuve tiempo de leer pero si de escuchar, salí a la calle y el grupo urbano me compuso de la nada un "relájate y vuelve a sentarte en la silla".  El jueves te haré el amor tan fervientemente que creerás vivir en lo azul y no en lo terrenal, mis frases tienen erotismo, sensualidad, dulzura, pasión, azúcar, fresas, nata, chocolate, lazos de seda y te prometo, que bucearé tanto en ese mar de letras que en tu memoria vivirá esa noche por siempre.  El único final feliz que conozco se llama orgasmo.

El viernes directamente no me pararé a pensar en lo que he hecho durante la semana, no me arrepiento de nada, saldré a escuchar música a gran volumen o si tengo suerte, me casaré con cualquier conversación que me endulce los oídos al compás de mis articulaciones.  Sábado aún con vida, tendré que encontrar a aquella chica que me escribe cartas anónimas declarando su deseo de mí, apostando todo mi ingenio en cada pista para poder encontrarla y suturar por siempre mis labios a los suyos.

¿Y el domingo? Me vas a permitir (tú que estás leyendo esto), que descanse de melodías o de letras con imaginación...

El domingo me lo estoy reservando para escribirte esto...compongo yo mi historia.

Continuaré mañana...

¿Preparado para otra semana?
Leer más...

sábado, 5 de enero de 2013

Noche de "CuentaCuentos"

Leave a Comment
Cuando era un crío solía meterme debajo de las sábanas y hacerme un campamento nocturno imaginario. Sí, recuerdo que con esa linternita que todos tuvimos iluminaba el interior, dando menos miedo entonces, y ale, a crearse el particular mundo.  Daba igual el exterior, si hacía frío o calor, si eran las 00:00 o más de media noche, si me tenía que levantar temprano o no, que el mundo se acabase, que girase en lado contrario, que la reina de los gatos maullara...tu mundo era ese campamento nocturno imaginario.

Tropecientos años después esta noche lo he vuelto a hacer.  La cama ha empequeñecido junto con las sábanas o yo he crecido, no sé, pero quizás me decante por lo primero.

El caso es que lo echaba de menos, joder, tengo la [puta] sensación de que ese mundo exterior del que quería escapar aquel pequeño ha aumentado su velocidad y yo voy sin el cinturón puesto.  Nos hacemos mayores y sin darnos cuenta ha pasado otro año más.  Parecía que fuera ayer cuando estudiaba para exámenes de Enero de un desconocido 2012 y hoy me doy cuenta que me faltan 9 días para conocer los exámenes de Enero de otro desconocido 2013.

Por ello necesitaba frenar, parar el tiempo, incluso he quitado la barra de "Inicio" del ordenador para no ver la hora, no existe, sé que todo se ha parado fuera.  También necesitaba no pensar en las cosas que me rodean, en las que han pasado...escupir sobre el dolor de algunos sentimientos, fabricar rendijas para escaparme de la jaula y cerrar sesión en algunas redes.

Pienso que todos tendríamos que hacer esto más a menudo, no importa si ya somos mayorcitos, la vena infantil nunca se tiene que perder y menos si con ello, consigues que las demás venas fluyan mejor.  Encerrarte en la cueva de mantas de franela y neuronas intrépidas para no ver que aquella persona no te cita en sus epílogos del año, que te conteste con cuchillos recién afilados para que la hemorragia de tristeza con la que le hablaste (no sin antes reunir un ejército de valor) aumente aún más.  Tranquila, ese ejército ya se ha retirado.  O de aquellas otras que se disuelven como azucarillos en el café, como el sabor de un chicle en tu boca, intenso al principio, desaparecido al final...putas navidades.

Os escribo desde mi campamento imaginario, ese que ya no funciona...

Ya no evade, el exterior sigue estando ahí.

Y a ti, ¿te sigue funcionando?
Leer más...

martes, 11 de diciembre de 2012

Anatomía de la atracción

2 comments


Suele decirse que de donde menos te lo esperas, surge la primera línea de una historia.  Extensa o, tan corta como una noche, aunque lo suficiente para mecanografiarse en tu memoria.  

Vas confiado pero, ¿Hay algo a lo que temer? Sí, mucho, más de lo que puedes imaginar.  Las manos te empiezan a sudar, el volante se resbala por el agua y por traqueteos del maleducado nerviosismo.  Llegas.  La espera a la llegada siempre es un buen motor de pensamiento, mientras viene, recaes en tus horas de estudio, tu alergia a lo social en ocasiones y aún peor, en todo lo que te queda por tragar del mundo tiempo.  Pero esta noche, toca desenchufarte, cambiar a modo "stand by", relajarte y untarse de...

Miradas cómplices cuando toma el asiento del copiloto.  Ahora tus antiguos y desalmados pensamientos se tornan en "Qué hermosa eres"...

¿Nos vamos? 

Preguntas ingenuas.  La noche se empieza a pintar de imprevistos previstos, artistas fuera del guión esperado, improvisando cada escena.  Sonrisas, gestos, miradas, secretos compartidos, silencios entendibles (pues ellos también hablan pero sólo para el buen entendedor), confesionarios improvisados y...

Paras el coche, lugar perfecto.

¿Te vienes?

Un "Sí, claro" y cuando quieres percatarte estáis los dos sobre el capó de tu coche, tumbados sobre la luna del parabrisas, impregnados de oscuridad y puntos amarillos.  Pero llega el instante en el que sólo miras el techo de la noche, no lo observas, te das cuenta de que en tu mente no hay diálogos del universo, sólo hay deseos de hablar, de expresarte con esa persona que tan buen sentido del oído desarrolla contigo.  Y lo haces.  Eres de poco expresar, de poco exteriorizar y de poco alquilar tus inquietudes, pero contigo sí lo hago.  Después de vaciarte, empiezas a escuchar "Te entiendo", "Te comprendo", "Yo estoy aquí para lo que quieras, te apoyo, lo conseguirás", "Qué raro es todo"...

Cógeme la mano.

Más fuerte.

Palpitaciones, miradas midriáticas, iris resplandecientes en la semioscuridad, pupilas entrelazadas, manos que no desenlazan cuerpos...

"Tranquilo"... (mi pulgar ahora acaricia tu palma)...

Bocas huérfanas empiezan a estar sedientas de besos y en tu cabeza el mundo está en modo silencio. No hay mapas para esas bocas pues saben perfectamente el camino, van solas escoltadas por el deseo, cierras los ojos y en tu ceguera sólo mandan sus labios.  Esta noche quiero que seas bacteria y yo medio de cultivo, que traces las líneas de mi "electro", quiero tirar todos los días piedrecitas a la ventana de tu memoria, por si me puedo colar; tampoco quiero que termine esta escena, pues llamaré a tu contestador y me pasaré la noche entera pegado a tu voz si hay un fin...lo sé.

¿Qué está pasando? Ahora te daría un beso anestesiante, con "pasión" como principio activo, 5, 10 o sabe Dios cuántos minutos durará la fusión de labios.  Querré más y suturaré de besos tu boca, mis manos recorrerían autopistas de epidermis, tu tronco y abdomen no sabrán bien dónde están sus propios límites y los del cuerpo deseado.  Aquellas palpitaciones empiezan a tener eco en tus oidos, ¿Son tuyas? ¿Mías?.

Cabezas en ángulo agudo, bocas en pista de aterrizaje, ojo izquierdo frente a ojo izquierdo, manos isquémicas unidas, cuerpos inseparables y...

Suena el final del disco de vinilo nocturno, ese puto ruido se ha vestido esta noche de "Mejor parar"...captas la indirecta y escribes "FIN". Esta vez en las escaleras del pensamiento intentas encontrar razones a lo que ha ocurrido.  Ella se aleja de ti, conduces, unos cuantos kilómetros y sin darte cuenta estas metido ya en tu cama y te vuelves a hacer la pregunta...

¿Qué ha pasado?

Que esa noche, os habéis untado de atracción...

Continuará...
Leer más...

martes, 27 de noviembre de 2012

Tu función

1 comment

Y ahí te encuentras tú, envuelto por el aire negro de la noche, miras al techo, actúan tus pensamientos, después tus inquietudes cerrando el cartel tus planes. Es como una película, van pasando escenas, sin pause, sólo "play", retroceso y avance, tú las compones.  Maldito inconsciente.  En estos momentos es cuando quizás te sorprendes de lo rápido que eres para pensar determinadas cosas y lo lento para entender otras, en fin, cosas de genes.

Pese a todo, ahí estás siendo tú, piénsalo.



Soy ese que aprueba pero se suspende así mismo, el que cuando llueve, sale a comprobar que las gotas continúan en pendiente, aquel que lee, relee, pero no te lee, ese otro que echa de menos pero quiere estar sólo, soy el que da, pero también en algún momento espera recibir, el que en una intersección siempre se desvía por el camino difícil, lo fácil aburre, soy frío pero también mucho calor, te "unfollow" en mi pico máximo pero te sigo al fin del mundo , capaz de darte las llaves pero trucar la cerradura, el que empuña su pluma a horas inexistentes, soy preciso al escribirte pero no al hablarte, espero un "escribiendo" cuando para ti estoy fuera de cobertura, el que cree que la mirada pasó a un segundo plano, la conversación está en coma y la seducción yace difunta en teclas, siglo XXI dicen.

¿Y tú? ¿Cómo eres?

El romanticismo ha muerto.

Y ahora si me disculpan, tengo que seguir con la funcion.
Leer más...

lunes, 12 de noviembre de 2012

En una sóla palabra

1 comment

Te conozco desde que tengo uso de razón. He soñado contigo desde que jugaba con cromos en el patio de mi cole, sí, has sido la protagonista en la sección "sueños" de mi subconsciente varias veces.

Te pedí salir nada más conocerte más de cerca, desde el primer momento supe que eras tú la elegida, ninguna otra, por muchas y atractivas que hubiera, en mi mundo tú eres el eje.  ¿Matrimonio? Va más allá. En el poco tiempo que llevamos me has hecho sonreir, emocionarme, llorar de alegría o tristeza, me has dado tragos tan amargos que quise no beber más de ti, he creído tantas veces que no estaba a tu altura que te llegué a coger manía para al segundo volver a desearte con locura.

Me has rediseñado, me has hecho madurar, me muestras la puta cruda realidad a diario pero también me regalas momentos hermosos que nunca voy a olvidar, grabados en mi memoria con letras de azúcar.  Haces que me levante cada mañana con ganas de ti, de devorarte y ¿Sabes lo mejor? Que la fuente de esas ganas por ti nunca se secará, estoy seguro, pues si alguna vez lo hace, yo moriré con ella.

Tan fría como noches de insomnio, mágica como un sueño en primavera, me creas tensión, estrés, haces que quiera liberar mi león interior y pisar el acelerador sin agujas frontera.  Pero tan débil soy, que creo que perdonaría cualquier herida que me produjeras en el alma, ¿qué alma? ella también es tuya.

No habría palabras para describir esto que siento y sienten muchos por ti, no eres sólo mía y nunca lo serás, pues serás musa de muchos y muchas y todos querrán verte alguna vez...unos antes, otros somos después.

En una sóla palabra.... medicina...


Esta última frase tiene autoría...gracias por ella @Luciia_mp
Leer más...

jueves, 18 de octubre de 2012

El cáncer de mama y Tú

2 comments
Mañana es el día internacional del cáncer de mama, 19 de Octubre. Va por ello.

Recuerdo perfectamente aquel día que roté por el servicio de ECO de mama de mi hospital.  Podría dibujar en un plano cómo era la distribución del área, el número de habitaciones que había y la actividad o prueba que en ellas se realizaba, también si me lo pides te diría cuántos asientos había para la "temida espera", el color de las paredes, el dibujo de las losas del suelo...todo.  Pero lo más importante, es que te podría describir matiz por matiz las expresiones de las mujeres que se sentaban a esperar su turno para la ECO.

Sentías la preocupación, la mirada con interrogantes, los gestos a veces inquietos, las pausas en la silla verde para posteriormente volver a levantarse y andar buscando tranquilidad.  Sí, no te engaño, todo lo que percibes al igual que lo hice yo, es que no lo estaban pasando muy bien.  Pero de repente, salíamos con un nombre en la boca, otro turno, tu turno...entra, eres la siguiente.

Ahí es cuando nosotros nos encargamos de decirte lo que tienes que hacer: pedirte tus datos, por favor desnúdate de cintura para arriba y cúbrete con esto, TRANQUILIZARTE todo lo que podamos, EXPLICARTE en qué consiste la prueba, mencionarte cogiéndote la mano de que esto NO VA A DOLER, túmbate en la camilla, RELÁJATE, es NUESTRO TURNO.

Es así, fácil, sólo tienes que venir y dejar que los especialistas hagan su trabajo, para ti.

¿Y cómo llegar hasta aquí? Aún más fácil.

Sólo tienes que tocarte, ¿Cómo? Si si, tocarte.  El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer occidental, es decir, tú por ejemplo.  Y aquí es cuando siempre pensamos que a nosotros no nos tocará pero, ¿Por qué no? ¿Eres inmune? ¿Diferente? No, y aunque suene duro, no.  Pero la cuestión no es pararse aquí y lamentarse de que me puede tocar, si no de que, voy a intentar lograr que si me toca, sólo represente una experiencia más en mi vida. ¿Y cómo lo puedes conseguir? Tocándote.

Existen varias formas de autoexplorarse, yo en este post te muestro una de tantas y te explico cómo hacerlo, ¿A que es aún más fácil que acudir al hospital? Pues quiero que lo hagas, que como dice mi amiga Ainara en su blog, "que te toques o que te toquen", en esto tú no estás sola, tu novio o marido también te puede ayudar, conocerte aún más, así seréis dos posibles alarmas que se encenderán si algo cambia o aparece en tu pecho.  Te sorprenderías de cuánto ganamos todos con este simple hecho.

¿Te acuerdas de esa mujer que antes nos dejamos entrando a hacerse la prueba? Cuando salió, no tenía ni un ápice de preocupación en su cara, al contrario, expresión de tranquilidad, una sonrisa y un "Muchas gracias" que definía mil sensaciones. Vino a hacerse su chequeo... ¡ Gracias a ti por venir reina!

Obviamente, a veces si descubrimos algo que hay que estudiar y posteriormente tratar, esto es la vida real, pero te aseguro que si captas el mensaje que te intenta dar este humilde post, ese "algo" será como te decía, una "simple" experiencia más que tendrás en tu vida...en tu larga vida.

YO ME TOCO

Leer más...

martes, 16 de octubre de 2012

Los tiempos cambian...

8 comments
¿Mañana vas a clase? No, al final decidí estudiar por mi cuenta.  ¿Y tú? No, no puedo, ya iré.  A veeeer....Hola! ¿Mañana irás a clase? No, por ahora me quedo en casa. ¡Vale!.  Bueno,  tocará ir sólo.
¿Quieres quedar a tomar un café? Mira, es que estoy con el MIR y no quiero distracciones. Vale, perdona.
¿Continuar?
Lo cierto es que de un año a otro, perdón, de un mes a otro pueden cambiar de forma radical las cosas.  La esperanza tiene menos tono de verde, el amor se viste de un descolorido salmón y mi percepción del entorno en la universidad ahora es la otra cara de la moneda, cruz.  Lo cierto es que el inicio de este año ha sido como empezar de cero en otra universidad, o incluso, como comenzar de nuevo la carrera porque, ni las caras de esa moneda son las mismas ni las famosas presentaciones power points son las de todos los años.  Vas a clase y todo te parece un mundo por descubrir.  Llegas con cara de desorden, con gestos inciertos, visualizas la primera fila -mierda, no hay nadie-, todos los demás sitios ocupados de traseros inquietos y tú que quieres pasar desapercibido, haces carrera con pole position a esa querida primera fila.  Todo bien, todo el mundo habla con todo el mundo menos tú que estás inmerso en el estrado pensando con cartel luminoso en la frente "¿Y este profesor cuando llega?.  Joder, cómo odio esos momentos...perdón.
Prosigo. 
No sólo ha cambiado el tono en la universidad, fuera de ella aún más.  Como decía en anteriores entradas, terminar un añito más tarde o emplear unos meses más en ello tiene sus consecuencias.  Todos tus compañeros o conocidos en la región están nadando en el MAR, perdón MIR y siendo sincero (pretendo serlo siempre que escribo y hablo), no les veo la figura.  El gran examen es como una gran secta, capta adeptos y como les ocurre a aquellos pobres sectarios, no salen del templo de turno, en este caso, sus casas.  Lo sé, no estoy aún preparándome el asunto pero, ¿Tanto hace cambiar? ¿Tan poco tiempo tienes? ¿Ni para un café? ¿Ni para un "hola qué tal estás"? Lo siento...me cuesta creerlo.  Por otro lado está ese otro sector de los "sectarios" que de la noche a la mañana cambia de forma de ser, ¿Por qué? No lo sé.
En fin, no quiero seguir dando palos...no de ciego.
Simplemente me estoy acostumbrando a hacer todo sin compañia, voy a clase sólo, voy a tomarme algo sólo, voy a un concierto sólo, duermo sólo (guiño), como sólo, me planteo ir al cine y comerme las palomitas yo sólo etc., Mi segundo gran proyecto para aprender a estar sólo después de lo del concierto es salir una noche, entrar a una discoteca y practicar eso que algunos llaman "barring", que no es más que encaramarte como gato en tejado en la barra del bar y beber...visualizar...volver a beber y después ampliar la visualización (o disminuirla, según se mire).  PD: lo de "barring" me lo he inventado.
Supongo que con todo esto quiero decir que a veces, por circunstancias tenemos que hacer lo que antes hacíamos tremendamente acompañados, de forma singular, sin nadie.  Me lo tomo como otra clase de la asignatura vida, tema "ser el punto del centro de la circunferencia".
La cuestión es... ¿Qué puntuación sacaré en dicha asignatura?
Leer más...

jueves, 16 de agosto de 2012

No perder las fuerzas...

2 comments
Son épocas difíciles.  Esta es una de las frases que más he repetido últimamente, en voz baja y en voz atronadora.  Sí, verano, calor, ganas de divertirse, inquietud, quietud, alrededores, fotos, vídeos, anuncios, conversaciones, personas, mensajes, tú mismo...

Todo un cocktail de sensaciones que no puedes o mejor dicho, no debes disfrutar porque, es una época difícil.  Es momento de estar pegado a tu mejor silla de mítico estudiante, a tu escritorio fábrica de memoria, de frente a la pared, de cara a los apuntes, tallarte tus pensamientos en forma de conocimientos, al mismo tiempo que los congelas, para que no se derritan.  De intentar tener paciencia, pues como dicen aquellos sabios "Todo llega", de no perder tu propia marca, tu propio sello, evadirte y chapotear entre letras en vez de en agua salada.

Tampoco es momento de mirar a esos artistas que ya actúan en grandes conciertos, pues es hora de coger tu vieja pero aún afinada guitarra y componer tu propia melodía, creer que aquella olvidada pero gran inspiración no te ha abandonado.  De no mirar con recelo a aquel público que te abandonó en momentos difíciles y redefinirte para que otro más auténtico te escuche.  No importa que ahora sólo te tengas a ti y a tu pluma futuro escritor, pronto te acompañarán ríos de tinta que llenarán páginas de éxitos.  No se pudrirán tus promesas e ilusiones en un tupper de plástico barato, nunca, al contrario, te comerás hasta la última letra para no perder el norte, tu norte.

No perder la fuerza...
Leer más...

domingo, 5 de agosto de 2012

Nunca caminaré sólo...

2 comments
Definitivamente soy rico.  Si, lo soy.  Y no, no tengo un coche de impoluto negro con la estrellita en la parte delantera o rojo con el caballino rampante ni tampoco una casa prolongación de la orilla de la playa o abrazada por una preciosa y sugerente cala.  No, tampoco tengo una fuente de ingresos con 3 ó 4 ceros, no soy VIP en la discoteca de moda y en invierno mi pijama tiene bolitas agradables y estilosas en vez de seda al más puro estilo "Rodeo Drive".

Continuo, incluso por la mañana me levanto y me tomo mi desayuno en un vaso transparente, nada de tazas personalizadas, magdalegas marca "Hacendado" o en el mejor de los días "Dulce sol" (por cierto, mañana toca comprar) en vez de la marca esa famosa de repostería...¿Cómo se llamaba? Em...perdón no recuerdo.  Por otra parte, mis super bolígrafos siempre son de propagandas de medicamentos, nada de plumas estilográficas último modelo en plata de ley encerradas en el sarcófago de tutankamon.  Cuando me dispongo a comer, mi preciado manjar es lo típico, un buen plato con pasta al tomate o si hay existencias al queso y atún, patatas con huevo frito y lo mejor de lo mejor, la crew de la crew o como se escriba, un tupper de la reina de tu casa, tu madre.  Sí, cuando vas en tu coche de camino a tu lugar de residencia estudiantil, en el asiento del copiloto no tienes como en las películas de niños imbéciles digo ricos a la típica rubia o morena o pelirroja despampanante (también imbécil quizás), tienes algo infinitamente mejor, los tupper de tu madre.  Ah! Se me olvidaba, todo esto en vez de langosta al por mayor, italianos de etiqueta o pequeñas esquisiteces tan caras que el precio es lo que te llena el estómago.

En fin, a pesar de lo dicho, soy rico.

Y mi querido lector, ahora mismo se estará preguntando el por qué.  Muy fácil, porque tengo algo que vale más que todo lo mencionado en versión vida de riqueza.

MI FAMILIA.

En los últimos meses, que como he mencionado en algún que otro post, no han sido nada fáciles, mi familia, cada miembro, comenzando por mis padres hasta la más pequeñina de mis sobrinas, me han colmado de muestras de apoyo, cariño, amor y un sinfín de detalles que hacen que sinceramente, me sienta una persona tremendamente afortunada.  Que cada vez que haya una comida o cena de toda tu familia, al llegar te reciban con besos, abrazos y te pregunten "¿Qué tal por Murcia?", que te hagan bromas, que te animen, que te motiven o sin ir más lejos, el día de mi graduación, dejasen de ir al trabajo TODOS, por estar conmigo ese día tan importante.  Cuatro coches cargados desde Almería sólo por mí. O por otra parte, que tus padres estén fuera, tú vayas a casa y que tus "titas" te tengan preparadas bolsas repletas de comida para que me las trajese para Murcia.  Palabras textuales "Para que no te falte de nada y comas mucho que estás muy delgado".  Os quiero.  Este tipo de detalles sinceramente, hacen que...no sé, no hay palabras.

De todo ello el título de mi entrada...lo sé...

Nunca caminaré sólo...
Leer más...