jueves, 15 de diciembre de 2011

Supongo que todos tenemos nuestros momentos.  Supongo que cada uno de nosotros tiene días en los que somos capaces de comernos el mundo y otros en los que el menor de los bocaditos se nos atragantan sin darnos cuenta.  Días en los que encontrar motivación se convierten en todo un objetivo primordial, pues buscas frases, vídeos, discursos, fotos o incluso un gesto que te la devuelva.  Supongo que cada uno tenemos nuestros "truquitos" para defender nuestro sueño día a día.  Yo tengo el mío.

Me encanta esta película...


Destacaría de ella casi todo el guión, toda la trama, toda la historia.  Dejando aparte que está inspirada en hechos reales, se asemeja bastante a la vida diaria ¿Verdad?.  Una situación inicial que queremos cambiar, un camino hacia esa meta para sustituir nuestro presente y un final que en las mejores obras termina haciéndote feliz.

Resulta que como situación inicial te encuentras con que eres un simple estudiante que termina el bachillerato y desde siempre has tenido el "sueño" de ser médico, así que, como el camino es largo, te apresuras a comenzar tu andanza.  Esta no va a ser fácil, mínimo 6 años y otro extra que te van a exigir mantenerte al máximo nivel si quieres llegar a tu objetivo.  Da igual, estoy listo.

Por el camino, seguramente te encuentras con más de una piedra que se te mete en el zapato y te hace más difícil si cabe seguir caminando.  Un mal día, un mal examen, una mala racha y verás como el camino se te puede torcer sin darte cuenta.  Pero lo importante no es pararte a lamerte las heridas, al contrario, siempre me han dicho que los golpes sólo te pueden hacer más fuerte, más duro. Pero claro, en otras ocasiones necesitas ese empujoncito, ese alguien que te diga, "Si quieres algo, ve por ello".



El recorrido es largo pero, la recompensa suele estar a la altura.  A lo largo del camino has escuchado mil veces de los que te rodean "ya verás cuando lo logres" , pero tú de esas palabras veías espejismos hasta que por fin logras tu objetivo.  Aquella calificación, aquel manuscritos, aquel certificado o aquella buena llamada que te confirme que sí, que el esfuerzo ha merecido la pena y el premio ya te ha tocado a ti.  Te dispones a escribir el final de la obra con la mejor de las sonrisas.



Yo aún no he terminado de escribir mi obra, pero confío en que pronto llegue ese salto en el pasillo o esa llama telefónica que me lo diga...

PD: seguro que sabes cuál es la moraleja de este post... aplícala.

3 comentarios:

Aileen dijo...

La única manera de encontrar el camino es andándolo igual que la manera de encontrar la felicidad es vivirla..;)
Valorar aquello que para otros es difícil apreciar, levantarse con un soplido cuando lo que te tira es un huracán.

Nat

Aileen dijo...

Y si, aún tengo la peli pendiente desde hace todo ese tieeeeeeeempo que me la recomendaste... sorry....jajjajaja

Ana M. dijo...

Si consigo encontrarla online, creo que ese será mi plan para esta noche :)
Ya te contaré qué me ha parecido, aunque viendo el trailer, promete!

reloj gratis blog y web html clock contador de usuarios online
web clocks reloj html
Contatore

Sobre mi...

Mi foto
Licenciado en medicina con blog donde cuenta historias interesantes ocurridas con los pacientes, curiosidades médicas...te unes? No números, nombres!

Popular Posts

En Facebook...

Web de interés sanitario

Web de interés sanitario

En Google...