sábado, 21 de julio de 2012

Lamentablemente, otra vez, ha pasado un tiempo desde la última entrada.  Se me disculpe.  Ha habido muchos cambios desde la última fecha,  quizás demasiados pero, si las cosas ocurren por algo...

La última vez que publiqué aún no sabía a ciencia cierta qué iba a hacer este verano, pues, descartado desde hacía meses la preparación para el MIR (luego voy con ello), tenía que buscarme otro tipo de cobijo.  Había alguna que otra opción, irme a Almería y mientras hacía prácticas extracurriculares (por supuesto, sin suplemento) estudiar para las reuniones de septiembre, quedarme en Murcia y buscar trabajo, no hacer ninguna de las dos o, la más importante, que me aceptaran en una beca que solicité y hacer "prácticas", ganar dinero y a la vez, estudiar.  Efectivamente, esta última, tras duras negociaciones se produjo.

Sí, allá por el mes de Febrero me topé por casualidad con una convocatoria del Banco Santander por la que adjudicaba prácticas subvencionadas para estudiantes (seguro que visteis el anuncio por la tele en su momento) y yo, me inscribí.  Pasadas varias semanas, una empresa se interesó por mí, me "fichó" y agradecidamente hoy día trabajo en ella.  Y vosotros pensaréis, ¿Es una clínica privada? ¿Un hospital privado? No, es una empresa que se dedica a desarrollar software para la sanidad y en especial para el sector médico. Y claro, ahora diréis, ¿Dónde están los pacientes? ¿Qué pintas tú ahí? A lo primero, por ningún lado, a lo segundo, bastante.

Curiosamente, para desarrollar dichos programas, se emplean unas terminologías o abreviaturas médicas, y  así resumidamente, yo me encargo de que todo ello esté bien empleado/escrito/desarrollado etc... 

Sí, soy un corrector humano médico. ¿Curioso verdad?

En efecto, esa fue mi decisión final para este verano, seguir lejos de casa, quedarme sólo en Murcia y trabajar como los mayores mañana y mitad de tarde.  Vértigo.  ¿Por qué? No lo sé, pero al principio me sentía como cuando un perrillo que siempre va con su flamante correa, se encuentra con que ya no la lleva y está sólo deambulando por la calle, extrañamente libre.  Ya sé que estoy así todo el año (académico), pero es que, nunca me había visto sólo un verano, lejos de mi Almería, de mi familia, de mi entorno...sólo.  

Elegí mi mundo.

¿Por qué no la preparación para el MIR? Fácil, porque este año no voy a terminar la carrera, con suerte, mi gran momento llegará en Febrero.  Ese gran momento que llevo esperando toda mi vida aún se tiene que retrasar y créanme, me ha quitado muchísimas horas de sueño, otras tantas de pensamientos inútiles y un mar de dudas.  Me ha costado horrores aceptar este hecho pero, cuando las cosas no se hacen perfectas querido lector, al final lo terminas "pagando".  Y es que, en el pasado ha habido momentos de malas decisiones, de estrepitosos minifracasos, de grandes contratiempos y de montañas tan altas que me hacían darme la vuelta a mitad de trayecto.  Apuestas al rojo y sale el negro, apuestas al negro y sale el 17.  Lo reconozco.

Pero el tiempo todo lo cura y tanto este como las personas que me rodean junto con su cariñoso e importante apoyo me han hecho aceptarlo (no es fácil tener una vida académica exitosa desde siempre y encontrarte con no aprobar la carrera en tu año), sí, aceptar que no porque tarde unos meses más en ser médico voy a ser peor, o que no valgo para mi sueño.  Como digo, ha sido duro pues, entre otras cosas, he visto compañeros con lágrimas de alegría y saltos de energía porque ya habían llegado a la meta, celebraciones en mitad de la calle, resguardos de título, libros de MIR...es duro ver todo eso y tener que mentalizarte en que tú, mañana a las 9 en punto tienes que estar trabajando en una empresa que desarrolla software médico.  Y no es envidia por supuesto, al contrario, tú sientes impaciencia, demasiada.

Elegí mi mundo.

¿Os ha pasado alguna vez eso de querer estar en otro mundo?


5 comentarios:

Miriam dijo...

Claro que sí que te entiendo... Y no puedo decirte más que las cosas pasan por algo. Yo me vi con esos mismos pensamientos hace unos años. Por circunstancias de la vida, decidí matricularme sólo de la mitad 3º... con lo que conllevaba, 1 año más. Me costó tomar la decisión pero al final ha merecido la pena. Ese año saqué buenísimas notas por tener menos carga académica, trabajé además 3 meses como guía en la exposición "Bodies" ... y los años siguiente me fue fenomenal.
El año pasado cuando mi promoción se graduó sentí ese sentimiento de tristeza... pensar que podría estar yo ahí... y me quedaba un año por delante...
Pero, ¿sabes qué? Todo llega. No importa si antes o después, si 6 años o 7 o 9... Mi amigas ya son residentes, yo podría estar ahí con ellas pero... Mi año es el que viene, y sé que será por algo :)

Aprovecha este verano, trabaja como bien estás haciendo, es experiencia que te llevas contigo, disfruta, diviértete; el año que viene acabarás la carrera y tendrás tiempo de sobra para prepararte y hacer un MIR estupendo.

Un besazo fuerte y ánimo!

Hipocrates dijo...

Bienvenido de nuevo compañero. Si se notan varios cambios por aca. Como siempre exitos!

Deb Pita dijo...

Pues ya te digo yo si me ha pasado lo mismo... ¡Sí! En vez de continuar con quinto y las asignaturas que arrastraba decidí retrasarme un año y limpiar un poco mi progreso académico. Ahora que ha terminado puedo decirte que fue la mejor opción por muchas razones: he conocido gente estupenda, he perfeccionado mi metodo de estudio y he sacado mejores notas que nunca. Si me preguntas si volvería a hacerlo, mi respuesta es por supuesto ¡Sí!

Es difícil trazar tu propio camino pero siempre vale la pena, te abre la puerta de las oportunidades y de caminar un trayecto solo tuyo ;) Animo con tus nuevos proyectos!!

cristina r. dijo...

Buenas:
Comprendo perfectamente lo que sientes.
En mi segundo año de carrera, por circunstancias de la vida tuve un pequeño tropiezo, el cuál hizo que esos planes establecidos por mí misma de acabar en mi año, se fuera por la borda del precipicio. No obstante pese a ello, fiel a mi objetivo seguí adelante con optimismo, superando todas las barreras que se te pudieran presentar en el camino, ya que en mi opinión, a cada uno le llega su momento, su hora, no importa cuándo, lo realmente importante es alcanzar la meta, esa meta que por muy lejos que te pueda parecer que esté, está ahí, esperándote.
Asique mucho ánimo, es difícil compaginar trabajo-estudio, además de estar lejos de tu familia, amigos, etc., pero la vida tarde o temprano te lo recompensará :)
Saludos!

El paciente y tú dijo...

Muchísimas gracias por vuestros comentarios, me han gustado mucho!

Miriam no sabes cuanto ayuda escuchar experiencias como la tuya, me hacen sentir menos "bicho raro"? gracias por compartirlo.

Al igual que tú Deb...me alegro mucho que la apuesta te saliese bien, te lo mereces!! :D

Hipócrates, un placer tenerte por aquí compañero!

Un abrazo!!

reloj gratis blog y web html clock contador de usuarios online
web clocks reloj html
Contatore

Sobre mi...

Mi foto
Licenciado en medicina con blog donde cuenta historias interesantes ocurridas con los pacientes, curiosidades médicas...te unes? No números, nombres!

Popular Posts

En Facebook...

Web de interés sanitario

Web de interés sanitario

En Google...