martes, 12 de junio de 2012

Hace unos días que muchos nos sentimos diferentes, incluso he llegado a oír que extraños, como de vacío.  Hace unos días que para muchos ha comenzado otra gran etapa en sus vidas finalizando otra no menos importante.  Hace unos días que hemos vivido uno de los momentos más increíbles y bonitos que jamás se borrará y que seguro que hemos reservado un sitio permanente en nuestro corazón y neurona más preciada para él.  Sí, desde hace unos días, algunos ya somos licenciados.

¿Recordáis cuando pisamos por primera vez un aula de medicina? Estoy seguro de que podéis reproducir el mínimo detalle de ese momento, yo lo hice con faringitis y con casi 39ºC de fiebre pero, ni eso ni nada ese día podía apartarme de sentirme por fin estudiante de medicina.  La noche de antes casi no duermes, imaginando cómo será, lo raro que te sentirás, a quién conocerás...en definitiva, un paso importante.  Aquellas horas de interminable estudio selectivo habían dado sus frutos y te creías tan bueno que hasta te considerabas importante por sólo haber entrado.  Ilusos, en aquel tiempo éramos un punto insignificante de una gran circunferencia.  Pero daba igual, tú habías conseguido ya uno de tus objetivos y se te llenaba la boca de felicidad cuando te preguntaban, ¿Y tú qué estudias? MEDICINA.

¿Cómo han evolucionado las cosas verdad? Hace seis años entrábamos con una mentalidad ganadora y ahora que hemos "terminado" salimos con otra más "miedica", o por lo menos yo.  

En todos estos años ha habido de todo, en mi caso, incluso he conocido dos universidades, ya que empecé por el Norte hablando otro "idioma" y termino en el Sur intentando dominar una jerga.  Me ha dado tiempo a sentir todo tipo de sensaciones, supongo que como a vosotros.  Algunos ni me conoceréis, sí, soy ese chico que llegó en tercero que habla poco y es bajito, os comprendo, a penas se me ve.  Pero, aunque algunos no sabéis quién soy, vosotros sois mis compañeros y estoy seguro que he compartido algo con vosotros en estos 4 años de relación.  Nos hemos mirado, nos hemos rozado, nos hemos deseado suerte en algún momento pre-examen, nos hemos saludado por la calle (no sin antes poner cara de "Creo que te conozco"), nos hemos ayudado en alguna que otra práctica sin conocernos previamente, un cruce de pasillo, un cruce de miradas... Miradas...he visto miradas de un "quiero" y otras de un "no puedo", he visto a gente pegando botes delante de una plantilla mientras el de al lado agachaba la mirada, he visto caras de agobio en plena presentación estrella "Power Point", también he visto abrazos de alegría y otros tantos de "ánimo, lo conseguirás", he vivido grandes descansos de biblioteca aderezados con risas y anécdotas, hemos sido personajes de teatro estudiándonos el guión largas horas para sólo realizar una función en algún aula a una determinada hora...

En definitiva, a los estudiantes de medicina nos da tiempo de sobra para sentir, vivir o percibir cualquier tipo de sentimiento y cuando estás sentado en esa butaca mullidita rodeado de compañeros vestidos de guapo y tus familiares mirándote orgullosos, empiezas a recordarlos, tanto que, un pequeño gran vídeo o discurso (felicidades a aquellos que hicieron posible ello, de corazón) pueden rasgarte el alma y hacer que te emociones con lágrimas y todo...
El gran momento llega cuando te levantas de esa butaca aterciopelada, inspiras, subes unas escaleritas (rezando al Dios que esté en "Modo Disponible" para no caerte), te plantas delante de la mesa presidencial y te visten con una banda resplandecientemente resplandeciente.  Todo ello se multiplica x100 si es tu hermano el que te la pone y se funde contigo en un gran abrazo acompañado de un "Te Quiero".  Me emociono.

Luego miras al frente y ves a tus compañeros aplaudiendo, a tu familia con lágrimas en los ojos rompiéndose también las palmas de las manos y piensas... Decídmelo vosotros compañeros, ¿Qué piensas ahí?.

Efectivamente, llegó nuestra graduación y con ello el final, perdón, el inicio de una etapa aún más grande que la que hemos dejado atrás.  ¿Por qué digo inicio? Porque no quiero que haya un final con vosotros, pues como se dijo en el acto, somos compañeros y aunque algunos nos veamos una vez cada 10 años sabré quienes sois y cuando os vea os saludaré e incluso si me lo permitís, os daré un abrazo.  De esta palabra, "compañeros", no me voy a olvidar, pues en el apellido de ella, está cada uno de vuestros nombres.  No me importa que a muchos no os conozca ni haya cruzado palabra, os voy a echar mucho de menos.

No quiero hacer de esto un texto pesado (a lo mejor muchos entráis aquí por primera vez, quiero causar buena impresión), pero no quiero terminarlo sin antes daros las gracias por aparecer conmigo en esa gran orla de nuestro intrépido fotógrafo, por regalarme vuestros detalles en ocasiones o en definitiva, por haber formado parte de una de las etapas de mi vida que nunca olvidaré, enserio, MUCHAS GRACIAS.

Me quiero despedir deseándoos lo mejor, estoy seguro que seréis grandes, muy grandes y vuestros futuros pacientes sentirán eso, que sois GRANDES MÉDICOS.

No es un adiós, es un hasta luego mezclado con un hasta siempre...


Os dejo con algunas canciones que me recuerdan al Viernes





7 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias a ti por regalar un gran recuerdo a esta carrera llenandola con tu luz! La verdad, no recuerdo mi primer dia de carrera :s, pero recuerdo muchos momentos emocionantes y muchas primeras vistas de una gran amistad, cd no sabia diferenciar si eras tu o tu compañero de qx, y q despues quedo siempre en broma si eras tu o no, tu sabes lo q digo ;p. por ello y por mil sensaciones y momentos mas vividos, muchas gracias por regalarnos siempre un momento, una mirada de complicidad, una risa nerviosa, ....gracias chus! eres grande y aun nos queda camino! suerte!

Anónimo dijo...

Las horas de biblioteca,los descansos....t acuerdas d aquel kit kat q se coló justo en el hueco de la luz de la makinita???las interminables conversaciones, el club de los VIPS q formamos....es cierto q no eres el mas famoso de clase,ya te lo dije y no es plan de mentir ahora!!pero lo que tambien es cierto es que para mi si que has sido una persona importante en clase y fuera de ella...como dices,esto no es un adios,es un punto y seguido para muchos y espero que una coma para otros. Eres un amigo y vas a ser un gran ginecológo...y para lo que necesites, alli estare!!

Anónimo dijo...

Gracias por emocionarme compañero. Cuando te vea, no te sorprendas si recibes un abrazo apenas sin decir nada. Mucha suerte, encantadísima de haberte conocido :)

Revista HIPOCRATES dijo...

Me formo una imagen de lo que viviste compañero, muy emocionante. Exitos! a todos.

Maria José dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Maria José dijo...

Mi más sincera enhorabuena desde Lleida. A pesar de que me queden dos años más, me he emocionado imaginando cómo será ese momento tan especial y anhelado: ¡Ser Médico!

Miriam dijo...

Qué bonito... no lo había leído hasta ahora!
Yo tuve una despedida a modo de graduación en el hospital y es realmente una experiencia inolvidable... lloré como una magdalena... y eso que la graduación oficial la tenemos en Septiembre... no creo que me emocione tanto como en Junio...
Al igual que tú, yo tampoco he sido una persona popular en la facultad, más bien me ha gustado pasar desapercibida... Pero para aquellas pocas personitas con las que he tenido trato y he compartido bonitos momentos sé que he sido importante, y eso es lo más emotivo que se puede sentir ^^

Un abrazo compañero!!

reloj gratis blog y web html clock contador de usuarios online
web clocks reloj html
Contatore

Sobre mi...

Mi foto
Licenciado en medicina con blog donde cuenta historias interesantes ocurridas con los pacientes, curiosidades médicas...te unes? No números, nombres!

Popular Posts

En Facebook...

Web de interés sanitario

Web de interés sanitario

En Google...