domingo, 5 de agosto de 2012

Definitivamente soy rico.  Si, lo soy.  Y no, no tengo un coche de impoluto negro con la estrellita en la parte delantera o rojo con el caballino rampante ni tampoco una casa prolongación de la orilla de la playa o abrazada por una preciosa y sugerente cala.  No, tampoco tengo una fuente de ingresos con 3 ó 4 ceros, no soy VIP en la discoteca de moda y en invierno mi pijama tiene bolitas agradables y estilosas en vez de seda al más puro estilo "Rodeo Drive".

Continuo, incluso por la mañana me levanto y me tomo mi desayuno en un vaso transparente, nada de tazas personalizadas, magdalegas marca "Hacendado" o en el mejor de los días "Dulce sol" (por cierto, mañana toca comprar) en vez de la marca esa famosa de repostería...¿Cómo se llamaba? Em...perdón no recuerdo.  Por otra parte, mis super bolígrafos siempre son de propagandas de medicamentos, nada de plumas estilográficas último modelo en plata de ley encerradas en el sarcófago de tutankamon.  Cuando me dispongo a comer, mi preciado manjar es lo típico, un buen plato con pasta al tomate o si hay existencias al queso y atún, patatas con huevo frito y lo mejor de lo mejor, la crew de la crew o como se escriba, un tupper de la reina de tu casa, tu madre.  Sí, cuando vas en tu coche de camino a tu lugar de residencia estudiantil, en el asiento del copiloto no tienes como en las películas de niños imbéciles digo ricos a la típica rubia o morena o pelirroja despampanante (también imbécil quizás), tienes algo infinitamente mejor, los tupper de tu madre.  Ah! Se me olvidaba, todo esto en vez de langosta al por mayor, italianos de etiqueta o pequeñas esquisiteces tan caras que el precio es lo que te llena el estómago.

En fin, a pesar de lo dicho, soy rico.

Y mi querido lector, ahora mismo se estará preguntando el por qué.  Muy fácil, porque tengo algo que vale más que todo lo mencionado en versión vida de riqueza.

MI FAMILIA.

En los últimos meses, que como he mencionado en algún que otro post, no han sido nada fáciles, mi familia, cada miembro, comenzando por mis padres hasta la más pequeñina de mis sobrinas, me han colmado de muestras de apoyo, cariño, amor y un sinfín de detalles que hacen que sinceramente, me sienta una persona tremendamente afortunada.  Que cada vez que haya una comida o cena de toda tu familia, al llegar te reciban con besos, abrazos y te pregunten "¿Qué tal por Murcia?", que te hagan bromas, que te animen, que te motiven o sin ir más lejos, el día de mi graduación, dejasen de ir al trabajo TODOS, por estar conmigo ese día tan importante.  Cuatro coches cargados desde Almería sólo por mí. O por otra parte, que tus padres estén fuera, tú vayas a casa y que tus "titas" te tengan preparadas bolsas repletas de comida para que me las trajese para Murcia.  Palabras textuales "Para que no te falte de nada y comas mucho que estás muy delgado".  Os quiero.  Este tipo de detalles sinceramente, hacen que...no sé, no hay palabras.

De todo ello el título de mi entrada...lo sé...

Nunca caminaré sólo...

2 comentarios:

Aileen dijo...

Ya te lo he dicho en privado, pero te lo repito, que a mi también me tienes!!
Ánimo guapo, que no hay nada que deba hundirte!

Ainara Trigueros dijo...

Me encanta lo que cuentas, a algunos nos ha hecho falta estar enfermos para darnos cuenta del significado de los que nos rodean... no es que no se valore, es que das por supuesto que está ahí y no le das importancia, a que si?

Y luego te das cuenta de que lo realmente necesario en la vida son estas cosas, y no lo bonito que sea tu coche.

ME encanta leer estas cosas!! y me encanta el dibujo.

reloj gratis blog y web html clock contador de usuarios online
web clocks reloj html
Contatore

Sobre mi...

Mi foto
Licenciado en medicina con blog donde cuenta historias interesantes ocurridas con los pacientes, curiosidades médicas...te unes? No números, nombres!

Popular Posts

En Facebook...

Web de interés sanitario

Web de interés sanitario

En Google...