miércoles, 28 de septiembre de 2011


Siempre he pensado que la filosofía y la medicina, en muchos casos, van de la mano.  ¿Por qué? Me vienen a la cabeza los casos de aquel hombre que salió de su casa a las tres de la tarde clamando a los cuatro vientos buscando a Dios o aquel otro que se empeñaba en disociar el ser en un ente superior, el alma, de otro vestigio que le acompañaba, el cuerpo.
Heautoscopia verdadera

Si, ayer en clase de psiquiatría (como veis, están siendo productivas "bloguísticamente" hablando) me acordé de este último, Platón.  A mí me encanta la buena filosofía, aquella que tras leerte un gran escrito te deja una especie de reflexión que te hace expandir un poquito más si cabe tu percepción o pensamiento sobre lo que te rodea.  Este filósofo que protagoniza este post, no se escapa a las mentes bachiller y por tanto, me tocó estudiarlo.  Un resumen de su idea principal, como he mencionado en el primer párrafo, es la de defender que nosotros estamos liderados por un ente superior, el alma, que yace encarcelada, enclaustrada en el cuerpo, siendo este materia innecesaria que lastra a un alma, que busca liberarse de él.


Si analizamos detenidamente las curiosas ideas del filósofo insignia, podríamos suponer que la base de su teoría (como cualquier otra a mi parecer) se basan además de en unas creencias, en unos hechos tangibles y lo más importante, perceptibles.  Veamos, él defiende que cuerpo y mente/alma están separadas, por lo que podríamos añadir que Platón posiblemente viese una copia suya conscientemente, es decir, una imagen especular de él mismo, la sensación de que estaba saliendo de su propio cuerpo, como en la imagen anterior (a la izquierda).  Hasta aquí todo más o menos claro, quizás, él un día tuvo esta alteración de la percepción (de él mismo) y partiendo de esta vivencia creó su famosa "Teoría de las Ideas".  Bien, ¿Qué pensáis si os digo que todo esto es un fenómeno psiquiátrico?

Platón padecía heautoscopia.

Demasiado ligero en la afirmación, pues no estuve ni en su academia de Atenas ni era su interlocutor en sus famosos diálogos para conocerlo y afirmarlo con rotundidad, pero como he dicho, me encanta ligar la filosofía y la medicina.

Mirad, la heautoscopia es una percepción alucinatoria del propio cuerpo, como si se viera desde el exterior, más concretamente como si se viera desde arriba.  El observador es el propio paciente que se puede contemplar desde fuera de su propio cuerpo.  Se trata de un desdoblamiento que psicopatológicamente es una disociación de la conciencia, un fenómeno bastante frecuente en postoperados o en personas que han sufrido una parada cardíaca.  Existen un sin fin de mitos y de creencias infundadas acerca de la heautoscopia (yo mismo he creado una con este post, se me perdone) y es que, algunos defienden que son "experiencias cercanas a la muerte".  Tras estudiar este fenómeno con detenimiento, se ha llegado a la conclusión de que existen tres condiciones para su aparición:
    • Un trastorno vestibular
    • Un trastorno de la luminosidad de la conciencia, muy similar a lo que sucede en las interfases del dormirse o al despertar.
    • Una intensa angustia.
Heautoscopia falsa
No os confundáis, la heautoscopia no es como si nos estuviéramos viendo en un sueño, es literalmente vernos, como flotando encima nuestra, vagando sin gravedad por la habitación por ejemplo.  La imagen de la derecha sería una heautoscopia falsa.

En clase se abrió un debate sobre si habíamos padecido o no en alguna ocasión esta alteración de percepción de nuestro propio cuerpo, varios compañeros contaron varias "hazañas" nocturnas o matutinas, graciosas os lo aseguro jeje.


Ahora os preguntamos, ¿Habéis sufrido alguna vez una heautoscopia?

4 comentarios:

Yáiza dijo...

No, nunca me ha pasado. Pero a menudo tengo "parálisi del despertar" un fenómeno neurológico que se define como un despertar en plena fase REM, por lo que los movimientos voluntarios están bloqueados. Cuando me enteré que lo que me pasaba tenía nombre, estube leyendo cosas al respeto y encontré gente que explicaba que, en esta situación, podían "salir de su cuerpo" y verse desde fuera. Que supongo que es lo mismo que explicas tu, y que además cuadra con las interfases del sueño y la vigília que mencionas tu. Lo contaban como una experiencia muy curiosa e incluso deseable, pero la verdad es que yo he preferido no intentarlo! ;)

Unknown dijo...

Yo talvez sufra de este trastornó, claro pero no es algo involuntario, yo lo imaginó, imaginó como se veria mi cuerpo de a esa distancia, analizando los objetos que tengo a mi alrededor y creando una escena, mi cuerpo no flota, no hay cuerpo ,solo una vista ¿imaginacion? Mmm, me gustaria que dieras una opinion respectó a esto, gracias!

Daniela dijo...

Me pasó cuando tenía 24 años. No sólo me vi, desprendí del cuerpo, sino que salí como si fuera una secuencia de película, donde la cámara enfoca y va en movimiento hacia un lugar que luego conocí.

Valeria dijo...

Que interesante relacion

reloj gratis blog y web html clock contador de usuarios online
web clocks reloj html
Contatore

Sobre mi...

Mi foto
Licenciado en medicina con blog donde cuenta historias interesantes ocurridas con los pacientes, curiosidades médicas...te unes? No números, nombres!

Popular Posts

En Facebook...

Web de interés sanitario

Web de interés sanitario

En Google...