lunes, 30 de mayo de 2011

En primer lugar quiero pediros disculpas por la tardanza en volver a publicar algo. Los exámenes y mi última nueva amiga íntima (ansiedad) no me han dejado crear entradas como hubiera querido.

Pero hoy es el día de volver por aquí. Lunes, mal tiempo fuera de casa, cansancio después del último examen y fustigado nuevamente por mis crisis de ansiedad, si, hoy toca. También hoy se me ha planteado alguna que otra reflexión, de ahí la entrada de hoy, con la que me gustaría que opinaseis cuanto queráis.

Hace un año, rotaba por las prácticas de cirugía digestiva donde tuve la suerte de acompañar a un gran adjunto de cirugía esofágica. Él ha sido uno de los cirujanos más atentos que he tenido el gusto de conocer, por su empatía, prestancia, cuidados y calidad humana que siempre tiene con sus pacientes. Pues bien, tras llevar una semana con él, vino a la consulta un paciente con cáncer de esófago terminal (como imaginareis, sí, en breve moriría) y mi médico le tenía que dar la noticia, ante las últimas pruebas. Intentad elucubrar la escena.

Al irse el paciente, él me miró y me dijo que esto era lo peor de su trabajo. Yo le pregunté que si el hecho de familiarizarse e intimar tanto con sus pacientes no le había hecho “daño” en más de una ocasión y él con firmeza contestó que sí. Pero lo que me dejó sorprendido fue su explicación posterior, y es que, me contaba que todo médico casi siempre adopta dos formas de ser con el paciente: convertirse en una especie de mejor amigo y sufrir las consecuencias de dicha amistad (su postura) o crearse una especie de escudo ante el paciente para protegerse ante posibles adversidades. Él evidentemente me dijo que prefiere elegir la primera opción aunque sufra en muchas ocasiones, ya que, son sus pacientes y a él mismo le gustaría que le trataran así si fuese el caso.

Digno de admirar. Estoy totalmente de acuerdo contigo, pensé, aunque también sobrevino a mi mente el hecho de que tiene que ser fabuloso que se te reconozcan tales características de tu personalidad (como le hacían ver sus pacientes).

Pero, ¿A vosotros nunca os ha pasado que os tilden de algo que para nada va con vuestra personalidad? Duele, ¿Verdad?, y más si viene de alguien que os importa. En ese momento piensas, ¿de verdad seré así? Para posteriormente terminar pensando, creo que la gente no me llega a conocer. Te sientes impotente y llega un momento en que todo se acumula y te lanzas a escribir una entrada como ésta que estás leyendo. Impotencia porque, tienes la extraña y horrible sensación de que por más que hagas y expliques, da igual, sigues fallando en algo e incluso tus buenas acciones se pueden transformar en las más perversas.

En fin, como ya os he dicho, hoy toca día de reflexión y sinceramente, he pensado que escribir me ayudaría con ello, desahogarse lo llaman algunos.

Continuarán las crónicas de un niño burbuja....

miércoles, 11 de mayo de 2011

La pasada noche fue horrible. Una espesa y pesada noche diría yo. Como de costumbre -pues ya nos conocemos mi cuerpo y yo-, en temporada de exámenes se nos des-regulan los ritmos circadianos y por noche es cuando soy persona y puedo estudiar. La pasada, parecía una más; empiezas a estudiar, te vas cansando, te tomas un red bull (mekk!!) para aguantar más y sigues con la oratoria. Continúas hasta que ya a las 06:00 am tus ojitos se van con Morpheo y obviamente, les acompañas.

Todo bien. Hasta que a la hora siguiente te despiertas sobresaltado de un sueño donde unos perros querían morderte. Mis sueños y yo, un trauma de la infancia en este caso.

Bien, simplemente una pesadilla.

Vuelves a cerrar los ojos y compruebas que tu cuerpo está entrando en una fase distinta a la del sueño, pues se te está empezando a descomponer, la cabeza te da vueltas, te cuesta respirar, un luchador de sumo se sienta en tu pecho y en tus extremidades se están colando unas simpáticas hormiguitas que a corto plazo te duermen tus piernas y brazos.

Bien, aquí ya las cosas no van bien.

Te despiertas sobresaltado, te levantas, el suelo parece una montaña rusa de DisneyLand París, te miras al espejo y pareces una mezcla entre Cásper y Özil (este último por las ojeras) y se te ocurre recorrer el largo (¿largo?) trecho hasta la cocina para ver qué haces.

Ahí te preguntas que por qué has ido a la cocina y has encendido todas las luces del mini pisito. Pero ahí estás, medio mareado en frente de la encimera.

Vuelves a recorrer el inmenso (¿Inmenso? ¿Seguro que estoy en mi piso?) trayecto hasta tu habitación, te sientas en la cama pensando que te quedan “3 telediarios” y tu brillante pero tullido cerebro se pone a recordar: centrémonos, en estos casos, ¿Qué me haría mi mami?. ¡Buas! ¡Mierda! ¡Cómo la hecho de menos!.
Avanzan los segundos y tu cerebro, que ahora está en modo muñequito naranja (ausente), sigue teniendo lúcidos pensamientos y recuerda que estás estudiando medicina y que te diagnostiques (craso error). Te tomas el pulso, está bien. Te miras las conjuntivas y las pupilas -¿Dónde están?-, te intentas tomar la tensión - ¡ups! ¡Si eso es lo que se mide con el aparatito ese de inflar globos!- y luego piensas, ¿me estaré quedando sin azúcar? ¿Me estaré muriendo? ¿Próximo infarto?.... ¡Maldito cerebro!

Te tranquilizas, llamas a tu chica (que la pobre estaría soñando que Dani Martin la llevaba de la mano) por eso de que si me pasa algo, que no me encuentren muy tarde y con el cuerpo en avanzado estado de descomposición, le cuentas toda la función de teatro, te sugiere que son nervios por los exámenes (y tú dices, esta chica sabe más que yo de medicina ¡cáspita!) y más o menos la excursión por la montaña rusa de DisneyLand va llegando a su fin.

La pasada noche (que os he contado en modo humorístico, pero que yo me asusté), me ha servido para ver que ya no soy un niño, sí, suena duro, pero es verdad. Que como dice la canción, “que ya no hay papa y ya no hay mama, sólo un gelocatil de madrugada”, pues, los mimos y la sabiduría de tu madre ya no están y simplemente tú solito debes de cuidarte, y más aún cuando vives solo 

¡Bienvenida mi querida siguiente etapa!

Una pena, aix...

martes, 10 de mayo de 2011

Hoy he comenzado las prácticas de ginecología (sí, he dejado atrás mi tan ansiada pediatría), otra de las especialidades que me gusta, y que no descarto para el día de mañana.  En vez de contaros qué tal me han ido (que lo haré), me gustaría proponeros un post muy gráfico, lleno de imágenes y vídeos sobre la ecografía 3D y 4D.  Seguro que muchos de vosotros habéis visto alguna que otra fotografía con estas técnicas, pero personalmente (y eso que hoy tuve un seminario sobre esta prueba), no me canso de verlas, me parecen impresionantes y una de las cosas más bonitas que puedes ver en la medicina y más específicamente en la especialidad de ginecología.  Espero que os gusten las imágenes y los vídeos y disfrutéis como yo!

- Las imágenes han sido recogidas de la página del Doctor Ríos Torre (@GineRiosEco4D), desde luego una web muy interesante y gráfica, ¡Os la recomendamos!
  • Un poquito de información...
La ecografía en 3D se basa en el mismo principio básico de los ultrasonidos incorporando también la medida del volumen fetal frente a la ecografía realizada en dos planos.  Nos muestra una imagen estática en tres dimensiones del feto y de sus estructuras con un color más nítido que el blanco y negro de la ecografía tradicional.  El tercer plano que incorporamos es el plano frontal, si hablamos de sondas abdominales, y el plano transversal en las sondas vaginales.
Con esta ecografía es posible diferenciar a las pocas semanas de gestación (12-13 semanas de embarazo), todas las partes del rostro del feto como la nariz, boca, ojos...y muy importante, el corazón.  Este examen ayuda a detectar alunas malformaciones o anomalías que pueden pasar desapercibidas por una mala imagen en 2D.  La ECO 3D se suele hacer de forma complementaria a la tradicional.

Por otra parte, la ECO 4D, es lo mismo que la de tres dimensiones pero se le suma que podemos ver al feto en movimiento, sería algo así como, ECO 4D = ECO 3D + Movimiento.
  • Imágenes ECO 3D
  • Vídeos de ECO 4D







¿¿Qué os parece??

viernes, 6 de mayo de 2011

Hoy me ha tocado terminarme el bloque de endocrino en la asignatura de pediatría.  Muchas cosas interesantes, pero, en especial, querría compartir esta con vosotros.  En la comisión de apuntes del 08/09 hay un anexo a modo de curiosidad, al final del tema de "Talla corta", que nombró el profesor y uno de los comisionistas se encargó de completar un poco más, va sobre el pintor Velázquez y la relación de su pintura con la medicina.

Os pongo el anexo íntegro, recordando por supuesto, que es obra de los comisionistas del mencionado año, ¡unos auténticos artistas!.

Curiosamente, la enfermedad ha sido un tema recurrente en los grandes pintores, principalmente desde el Barroco hasta nuestros tiempos.  Si escudriñáis un poco veréis que existen publicaciones bastantes interesantes sobre esto.  Basándonos en la pintura de Velázquez a modo de ejemplo, os proponemos los siguientes cuadros:

  • "El niño de Vallecas" o Francisco Lezcano (1642-45)
Museo del Prado, Madrid.
Presentaba hipotiroidismo congénito.  Era uno de los enanos bufones de la corte de Felipe IV y se conoce que falleció en 1649.  Se cree que fue retratado acompañando en una de sus jornadas de caza al rey, lo que se deduce de su vestimenta y del hecho de que sea al aire libre.  La obra tenía como objeto ser expuesta en la Torre de la Parada, (un pabellón de caza que se ubicaba a las afueras de Madrid, en la Sierra de Guadarrama, no lejos del Palacio de El Pardo.
  • D. Sebastián de Mora (1645)
Museo del Prado, Madrid
Presentaba enanismo acondroplásico.  Era otro de los enanos bufones de la corte de Felipe IV.

  • "Maribárbola" o María Bárbola (1656-57)
Museo del Prado, Madrid
Las Meninas

Era enana acondroplásica procedente de Alemania, de unos 20 años.  Es un detalle de "Las Meninas" como podéis observar.  Mari Bárbola era una enana acondroplásica e hidrocéfala que a la muerte de su señora, la condesa de Villerbal y Walther, pasó a formar parte del servicio de palacio con paga, raciones y cuatro libras de nieve durante el verano.
  • "Nicolasito" o Nicolás de Pertusato (1656-57)
Museo del Prado, Madrid
Presentaba enanismo hipofisario (es otro del cuadro de "Las meninas"), de familia noble del Milanesado, de unos 14 años.  Fue un enano italiano al servicio de la corte española durante los reinados de Felipe IV y Carlos II, siendo, ayudante de cámara, cargo muy inapropiado entre los de su condición.
  • "El Primo" o Diego Acedo (1644)
Museo del Prado, Madrid
Existe la duda de si es un enanismo hipofisario o acondroplásico.  Otro bufón de la corte de Felipe IV.

En la obra de Velázquez hay muchas más patologías recogidas, de hecho hay un libro escrito por un catedrático de medicina de la Universidad Complutense de Madrid, titulado "La patología en la pintura de Velázquez".

¡¡¡ Muchas gracias por visitarnos !!!

jueves, 5 de mayo de 2011

Foto de Lunattyk
Ha llegado la hora.  Este es el primer post, de esperemos muchos que vendrán, de la nueva sección "Sexualidad".  Como bien sabéis, la educación sexual es una parte importante para nuestra salud, y, desde "El paciente y tú" os vamos a proponer entradas donde mejoréis (o al menos lo intentéis) vuestra salud sexual.

En este primer post queremos dedicárselo a la pareja en general, pero más concretamente a las chicas, e indirectamente a la parte masculina de la relación.  Os proponemos 10 zonas erógenas en el cuerpo de la mujer (exceptuando las ya típicas  que os imaginareis, leed el post y lo entenderéis). ¿Por qué? Para intentar poner nuestro granito de arena desde aquí y quitar esa típica etiqueta de "sólo piensan en el coito" al sexo masculino.  Tenéis que saber, que el cuerpo de una mujer (a parte de ser espectacular), está repleto de zonas erógenas que permitirán provocar placer (y también relajación en algunos ejercicios) a tu pareja, con sólo utilizar las manos, los labios o por qué no, la lengua y los dientes.

Antes de nada, queremos agradecer a Lunattyk que nos haya cedido estas magníficas fotografías, realizadas por ella.  Podéis ver más en su blog "Mis ojos en una imagen", ¡os lo recomendamos!

¿Qué os parece? ¿Entramos en materia?
  • Materiales necesarios
    • Un lugar tranquilo, sin ruidos que molesten.
    • Aceite corporal o incluso cremas hidratantes.
    • Paciencia y cómo no, ganas de pasárselo bien!
Empezamos:
  • Pies
Ideal esta parte tanto si quieres conseguir relajarla y que descanse después de un día agotador, como para también juego previo al coito.  Sería ideal aplicar en tus manos aceite o cualquier otra loción corporal y empezar simplemente con frotarlos suavemente por todo el pie.  Luego nos centraremos en los dedos para terminar progresivamente en el talón.  Tómate tu tiempo.  Para finalizar, estaría bien que con tu dedo pulgar presionases describiendo círculitos en la base de cada de dedo, tranquilamente, esto les relajará y quitará tensiones por todo el caminar del día.
  • Tobillos
Colócalos en tus hombros y frótalos con masajes fuertes.  Acaricia y estaría genial que fueras describiendo pequeños círculos con tus dedos para agregar más erotismo ¿Por qué no?.  Termina besándolos, de un lado al otro, todo contacto es poco entre ambos.
  • Detrás de las rodillas
¿Os imaginábais este sitio? Pues sí, también muy sensible, donde discurren importantes vasos de la extremidad inferior.  El truco en esta zona es acariciarla y besarla muy muy suavemente, es sensible a los toques suaves pero nada agradecida con las caricias fuertes.
  • Muslos
Una de las partes más espectaculares de nuestra pareja y a la vez más sensual.  Tómate unos minutos para acariciar la parte interior y exterior de ellos, con los dedos y los labios (pero no con mordiscos).  Mantente lejos de la vagina (sé que es irresistible, pero hacednos caso!jeje) y después de un tiempo, pasa la lengua suavemente por el área ubicada al lado de los labios mayores de la vagina (¡sin tocarla!), así aumentarás la excitación de tu chica y seguirás estimulando una zona muy sensible de ella.
  • Abdomen
Esta es la zona "te toco, pero no te toco", os explicamos.  Pon tu cabeza frente a ambos lados de la cintura de ella y emitiendo suaves y casi imperceptibles expiraciones de aire, comienza a recorrer el abdomen de lado a lado.  Se trata de jugar con eso de "¿Dónde te voy a besar?", de que te sienta que estás ahí, pero no saber exactamente donde voy a tocarte.  Finalmente, termina besando la piel suavemente y pasando la lengua alrededor de su ombligo.

  • Espalda
Os pregunto chicas ¿A qué mujer no le gusta que le acaricien y masajeen la espalda?  Ya sabéis chicos, parte importante esta.  Colócala boca abajo, y empieza a lamerle y besarle suavemente la espalda, comenzando por ejemplo en la nuca y finalizando en la entrada de los glúteos, con un orden.  Aquí el secreto está en que los besos, lamidas y caricias sean lentas y suaves, apenas rozando la piel y cómo no, sin escatimar en tiempo, que lo disfrute al máximo.
  • Manos
Con las palmas de ella hacia arriba, usa tus dos pulgares para frotárselas suavemente, y utiliza el resto de tus dedos para frotar simultáneamente el otro lado de la mano.  Id hacia abajo con cada dedo hasta que haya logrado frotar la mano entera.  ¿Algo atrevido? Pon el dedo corazón de ella en tu boca, y chúpalo suavemente....¿Cosquillas? 
  • Muñecas
Nuevamente, con las palmas de tu chica hacia arriba, toca sus muñecas con las puntas de tus dedos, así como también en los antebrazos.  Desliza tus dedos de forma casi imperceptible sobre su piel, de arriba abajo y, ¿por qué no? Mírala a la cara y dile lo guapa que está y lo preciosa que es! Olé!
  • Cuello
Tanto con las manos o la boca, a la mayoría de las mujeres les encantará que les apartes el cabello lejos de la nuca, para acariciar esta zona suavemente, besarla, lamerla y mordisquearla levemente.  A cada chica le gusta de una u otra forma, experimenta con diferentes técnicas de beso, diferentes presiones y fíjate en su reacción, terminarás descubriendo cómo le gusta.
  • Orejas
Acércate a ella y dile lo que sientes en ese momento, seguro que le encantará.  Luego toma su lóbulo con la boca y con tus labios, deslízate por toda su oreja.  También puedes mordisquear suavemente los lóbulos (¡recuérdalo! Suave...).  ¿Consejo? Antes de nada, separa con tus manos el pelo de ella, lejos de su oreja.
  • Cabeza
Otra de las zonas con las que puedes recrearte para que ella, sin darse cuenta, caiga en un estado de relajación que seguro te agradecerá.  Con las puntas de tus dedos, ponlas como si quisieras agarrarle su cabeza desde la coronilla, y suavemente comienza a introducirlas entre su pelo.  Una y otra vez, incluso describiendo pequeños movimientos con tus dedos (¿Habéis visto esos aparatejos que sirven para masajear la cabeza? Estarás haciendo casi lo mismo).  Un consejito, tampoco escatimes en tiempo en esta zona, descansa la cabeza de ella en tu pecho, y al hacer esto fíjate también si tiene una reacción relajada y positiva.

¿Qué os ha parecido? ¿Con ganas de ponerlo en práctica? Recordad, tanto si es para hacer el amor como si simplemente lo que queréis es recrear un clima de juego después de un día movido, debes saber que tu chica tiene muchas más partes erógenas que su vagina, nalgas y senos.  ¡Disfruta explorándola! Seguro que lo disfrutaréis, nosotros te hemos propuesto algunos consejos y técnicas, pero tu imaginación puede ir más allá, ¡sorpréndela!

Y ahora... ¡A practicar!

miércoles, 4 de mayo de 2011

Ya tenía ganas de seguir escribiendo sobre mis prácticas de pediatría. Os recuerdo que este post es la 3ª parte, si queréis seguir el hilo de esta pequeña historia consultad antes (la primera y segunda parte). Y es que soy de los que piensa que es muy fácil escribir sobre algo, si ese algo te encanta y te hace disfrutar. Pues bien, como ya sabéis, estoy en oncología pediátrica, pero en esta segunda semana (la anterior fue fiesta en Murcia) no sigo en planta, sino que roto por consultas oncológicas. Pensaba que iba a ser menos interesante, pero me equivocaba.

Antes de contaros qué tal el segundo día en consultas, me gustaría reseñar un caso de un niño con leucemia linfoblástica en tratamiento con quimioterapia que estaba en planta. Bien, os introduzco un poco el tema; cuando tú empiezas a tratar a un niño (o adulto) que tiene cáncer con “quimio” aparecen efectos secundarios, y uno de los más frecuentes, es la mucositis oral (inflamación, descamación y ulceración de la mucosa oral), muy dolorosa y molesta, que hace que el niño esté continuamente con dolores. Afortunadamente, hoy día hay tratamientos de soporte para este tipo de efectos, como son los analgésicos intravenosos, como por ejemplo, la morfina (que es lo que se suele poner en este caso). La palabra “morfina” a veces da miedo, indica gravedad y muchos padres al oír que se le va a administrar a su hijo, temen y algunos hasta discrepan y lo prohíben.

Tal el es caso del padre de este niño, que pese a las recomendaciones de mi médico (jefe de sección y excelente profesional) se oponía tozudamente y sin motivos convincentes a la administración de la morfina. Es tan simple como que, prefería ver a su hijo con dolores continuos por miedos infundados. ¿Desconfianza en el médico? ¿Desconfianza en el fármaco? Quizás una mezcla de todo, no lo sé, pero es duro ver como un niño de 10 años (que al mínimo dolor lo manifiestan, créanme) le preguntabas que si le dolía algo y te contestaba moviendo la cabeza a modo afirmativo; lo curioso es que después le preguntabas que si quería algo para quitarle el dolor, y decía que no. Juzgad vosotros mismos. Me gustaría que opinarais.

Bien, los dos primeros días de consultas me han servido, obviamente, para aprender más sobre la oncologia pediátrica, pero también para ver algunos casos que quería compartir.
El primero de ellos era una niñita con Síndrome de Down, tiene 4 meses y la estaba tratando oncología porque cuando nació presentaba una alteración transitoria en las células sanguíneas (eritroblastosis). Afortunadamente, la ha superado, no tiene leucemia ni otro tipo de cáncer y se encuentra en perfecto estado. La teníais que ver, era preciosa, la mamá la traía muy mona vestida, se la comía a besos y la verdad es que me impresionó; todos sabéis lo que significa un Down, los cuidados que vas a tener que dedicar a tu pequeño, los sacrificios, limitaciones etc...pero, estos casos me demuestran lo que siempre me han dicho mis padres, que un hijo está por encima de todo.

El segundo caso, podríamos llamarlo, de la esperanza. Sí, os cuento, era una niña de 9 años, guapísima, que desde que era pequeña empezó a presentar leucemia. Afortunadamente, su hermana era muy compatible con ella para realizar un trasplante de médula (el cual realizaron hace ya 2 años y medio) y fue todo un éxito (o lo es por ahora). La chica está perfectamente, hace una vida normal e incluso el domingo pasado hizo su comunión. Pregunté a la doctora si se podía decir ya que estaba casi curada y me contestó que las recaídas pueden llegar en un margen de 4-5 años, pero que iba por muy buen camino (así lo reflejaban sus análisis). Siempre hay un caso que te hace ver que vale la pena todo el esfuerzo, y uno, es este.

Las risillas de un niño cuando le tocas la barriga para explorarlo, el miedo a un simple fonendo, la mirada con mezcla de incertidumbre e inquietud...son algunas de las cosas que se repiten cada día en consultas. ¿Lo mejor de todo? Cuando al irse, se vuelven, te sonríen, vienen hacia ti, y te chocan la mano o te dan un beso. ¿Ñoñerías? No, si piensas eso, es porque no sabes de lo que hablo.

Hay algún que otro paciente más que me gustaría comentar, pero, será en la cuarta entrega. 

¿Nos seguís?

domingo, 1 de mayo de 2011

Hoy te levantas con sólo una cosa en la cabeza, un beso, pero no uno cualquiera, el beso que le vas a dar a tu madre, incomparable a ninguno, ya que, lo haces todos los días, pero hoy es su día.  Tan simple, pero a la vez tan significativo, nunca darás uno tan tan sincero como el que le das a tu madre en este día tan especial para ellas.

A lo largo de mi vida (supongo que como a todos) siempre me han dicho que una madre está por encima de todo, su mirada, sus caricias, sus abrazos, sus besos, sus gestos, sus charlas, su olor (el cual reconocemos al día siguiente de nacer), su figura incomparable...todo ello es imborrable, incomparable y como más de uno opinará, jamás sentirás que todo ello es tan magnífico como cuando lo sientes/percibes de tu madre.  La mujer más especial.

Recuerdo una anécdota, que nunca olvidaré y que tiene que ver con mi carrera.  Si habéis leído "Médico soñador", sabréis que me tuve que ir lejos de Almería para empezar la carrera, más concretamente a Lleida.  Yo estaba dispuesto a irme donde fuese para empezar mi sueño, aunque me tuviera que separar de mi familia.  Como supondréis, para ayudarme con las cosas, mi familia me acompañó a ese largo primer viaje.  Estuvieron dos días y luego se marcharon, tenía que darle paso a la vocación.  Pues bien, cuando ya todos se dirigían al coche para emprender el camino de vuelta (yo estaba en la puerta del portal), mi madre se volvió llorando, me abrazó y luego me dijo:
Te vamos a echar mucho de menos, pero empieza con tu futuro, ¡Te quiero mucho!
Aún me emociono cuando lo recuerdo, como supondréis, nunca lo olvidaré.  Incluso aquel recuerdo me ha supuesto fuerza extra en los momentos difíciles (como por ejemplo en la adaptación a la nueva universidad, Murcia).  A eso me refería con el segundo párrafo pues eso sólo lo puede hacer una madre y sus palabras son tan mágicas que nunca las olvidarás, amor incomparable a ninguno, amor de madre.

Dicen que los hombres, nos pasamos nuestra vida buscando a una mujer que se le parezca lo más posible a nuestra madre, que nos haga sentir y tenga ese tipo de detalles como cuando los tenía ella...por algo será.

Para terminar, me encantaría extraer unas palabras del maestro poeta Joselu (El Barrio):
"Doy gracias porque el misterio de la vida lo tenga una mujer, y al falso machista y maltratador que me digan, ¿De qué sexo fue a nacer?"


¡FELIZ DÍA MADRES! ¡FELIZ DÍA MAMÁ! 
reloj gratis blog y web html clock contador de usuarios online
web clocks reloj html
Contatore

Sobre mi...

Mi foto
Licenciado en medicina con blog donde cuenta historias interesantes ocurridas con los pacientes, curiosidades médicas...te unes? No números, nombres!

Popular Posts

En Facebook...

Web de interés sanitario

Web de interés sanitario

En Google...